Phnom Penh, 8 may (VNA) - Camboya podría enfrentar escasez de sal una vez más este año, ya que la producción solo cubrió un 30 por ciento de la demanda local, según indicó un portavoz de la Comunidad de Productores de Sal de Kampot-Kep (SPCKK).

El campo de sal en Kampot (Fuente: opendevelopmentcambodia.net)

El jefe técnico de SPCKK, Bun Narin, indicó que la producción de sal de su país se realiza principalmente en las provincias costeras de Kampot y Kep, durante  una temporada que comienza a mediados de enero y termina en abril de cada año.

Las dos provincias tienen más de cuatro mil hectáreas de campos de sal en total, con una productividad promedio de 10 toneladas por hectárea al año, precisó la fuente.

Narin agregó que la demanda anual de sal en el país es de entre 80 mil y 100 mil toneladas, mientras que se prevé que la producción en 2019 alcance solo unas 30 mil toneladas.

Indicó que los bajos resultados en la obtención de sal se deben, básicamente, a las condiciones climáticas desfavorables, y la falta de mano de obra.

A pesar de estas dificultades, los precios de sal camboyana no han cambiado mucho y la misma se vende actualmente a 4,44 dólares por 50 kilogramos, lo que representa un ligero aumento respecto al año pasado.

En 2018, Camboya tuvo que importar más de 20 mil toneladas de sal de China, segunda ocasión luego de las compras a ese país de dicho producto, realizadas en  2009.-VNA