Yakarta (VNA) - Autoridades de la isla turística indonesia de Lombok, donde sufrieron una serie de terremotos en julio y agosto que dejaron miles de desplazados, declararon una emergencia sanitaria por malaria.
 
Foto de ilustración (Fuente: Genetic Literacy Project)


Hasta el momento se registran 128 casos de malaria, entre ellos mujeres y niños, informó la víspera el director de la Agencia de Salud de Lombok Occidental, Rahman Sahnan Putra, y subrayó que se trata de una incidencia extraordinaria de esa enfermedad.

El Gobierno local solicitó al ejecutivo central y regional una asistencia de tres mil 400 millones de rupia (230 mil dólares) para la compra de mosquiteros y kits para realizar las pruebas de malaria, así como respaldar los esfuerzos de respuesta a emergencia, señaló.

Mientras tanto, Marjito, jefe de la Agencia de Salud de Nusa Tenggara, la provincia donde se encuentra Lombok, dijo que el incidente está siendo tratado como “un brote estándar”, añadiendo que las personas que dieron positivas a la enfermedad reciben tratamiento y se fumigaron con desinfectante sus lugares de residencia.

Se prevé distribuir miles de mosquiteros como medida de precaución. Sin embargo, las autoridades están preocupadas de que el paludismo se complique cuando llegue la temporada de lluvias en octubre.

Los terremotos y las réplicas ocurridos en los últimos dos meses en Lombok dejaron casi 500 muertos y causaron una pérdida estimada de 338 millones de dólares en hospitales e infraestructuras públicas, entre otras obras, en la costa del norte de la isla. – VNA