Hanoi (VNA) – Numerosas opiniones presentadas en el sexto pleno de la Comisión de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente de la Asamblea Nacional de Vietnam enfatizaron la necesidad de aumentar el presupuesto para las actividades referentes al entorno.  
El sexto pleno de la Comisión de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente de la Asamblea Nacional de Vietnam (Fuente: VNA)

La Comisión escuchó durante la sesión vespertina de ayer el informe del Ministerio de Recursos Naturales y Medio Ambiente sobre su trabajo en lo que va de año y las orientaciones para 2018.  

De acuerdo con ese documento, en la primera mitad del año la cartera estableció equipos de inspección en 10 provincias y cooperó con otras autoridades para detectar y resolver casi 20 grandes casos de violación de las regulaciones ambientales. 

El Ministerio mantuvo la supervisión estrecha de las actividades de las fábricas que provocaron graves contaminaciones, particularmente la acería de Hung Nghiep Formosa en la provincia de Ha Tinh, que causó la muerte masiva de animales acuáticos en la costa central del país en 2016.  

Según el informe, el presupuesto para las labores ambientales del país es de 609 millones de dólares. 

Sin embargo, numerosos diputados evaluaron que ese financiamiento, dedicado a 31 ministerios y agencias, no podrá concentrarse en los asuntos importantes.  

El legislador Mai Sy Dien exhortó a estudiar los efectos de la contaminación del aire en las grandes urbes y los parques industriales en la salud de los pobladores, y afirmó que una base científica es necesaria para distribuir los recursos especializados en la solución de esos problemas.  

Nghiem Vu Khai, miembro de la Comisión, consideró que deben pagar el tratamiento de la contaminación aquellos que la provoquen, y que de esa manera se podrá reducir la presión sobre el presupuesto estatal.  

Otro miembro, Thai Truong Giang, llamó a prestar mayor atención a la instalación de sistemas de tratamiento de agua residual en las zonas urbanas.  

Numerosos diputados propusieron aumentar anualmente el financiamiento para las labores ambientales en uno por ciento de los gastos del presupuesto estatal, y convertir los ingresos por la recaudación de impuestos en inversiones directas en las actividades de protección del entorno.  

Además, exigieron a los gobiernos de las provincias y ciudades perfeccionar la planificación de las áreas de tratamiento de residuos y estimular la participación del sector privado y de inversores extranjeros en la solución de los problemas ambientales. – VNA