Participantes en el Foro de Sao Paulo. (Fuente: VNA)
La Habana (VNA)- El miembro del Comité Central del Partido Comunista de Vietnam (PCV) y director general de la Agencia Vietnamita de Noticias (VNA), Nguyen Duc Loi, destacó hoy el legado de Fidel Castro y las relaciones fraternales entre su país y Cuba, al intervenir en la plenaria especial del XXIV Encuentro del Foro de Sao Paulo, dedicada al líder histórico de la Revolución Cubana.

 

A continuación, la VNA trasmite el texto íntegro de la ponencia de Duc Loi, jefe de la delegación del PCV participante en el evento. 

"En nombre del Comité Central del Partido Comunista de Vietnam quisiera trasmitirles a todos los delegados, representantes de los partidos de izquierda y progresistas en el vigesimocuarto (XXIV) Foro de Sao Paulo, los saludos camaderiles de los comunistas y del pueblo de Vietnam. Especialmente, quisiéramos hacer llegar a los hermanos cubanos nuestros saludos de solidaridad, amistad, admiración y agradecimiento por ser anfitriones del Foro político más grande e importante en el hemisferio occidental.

El Comandante en Jefe Fidel Castro es un gran líder del movimiento obrero y comunista internacional. Con el pensamiento de liberación nacional contra la explotación y opresión humana, Fidel se convirtió en un símbolo del heroísmo revolucionario, de las ideas rebeldes, y de las aspiraciones de libertad y felicidad.

El internacionalismo humanitario, creado y dirigido por Fidel, ha apoyado material e idealmente a muchas revoluciones y movimientos de liberación nacional en el mundo, entre estos estuvo la heroica lucha del pueblo de Vietnam contra la invasión estadounidense y por la reunificación nacional.

Desde hace muchos años, Cuba y Fidel Castro se convirtieron en dos palabras sagradas en el corazón de cada vietnamita. Nuestro pueblo siempre dedica al pueblo cubano y al Comandante en Jefe Fidel Castro especiales sentimientos de cariño, admiración y profundo entendimiento como hermanos de una misma familia.

En la historia de Vietnam, Cuba fue el primer país que reconoció al Frente Nacional de Liberación del Sur de Vietnam (Diciembre de 1961), el primero que formó el Comité de Solidaridad con Vietnam (Septiembre de 1963), el primero y el único país que estableció su embajada ante el Frente Nacional de Liberación del Sur de Vietnam en la zona liberada (Julio de 1967).

El año 1967 fue nombrado en Cuba como “Año de Vietnam Heroico”. En 1972 el sistema de diques en el norte de Vietnam fue bombardeado y destruido por los aviones norteamericanos y los hermanos cubanos tomaron la fecha del 28 de agosto de 1972 como “Día de Diques” y lanzaron una campaña de propaganda denunciando el crimen del imperialismo en Vietnam. Fidel afirmó: “Nuestra solidaridad y confianza hacia el pueblo vietnamita y sus líderes son incondicionales y absolutas”.

Recordamos que en ese momento la vida del pueblo cubano tenía muchas dificultades. Incluso existían rumores de que Cuba no tenía suficiente azúcar ni leche porque Fidel había ordenado enviar todo a Vietnam. Sin embargo, en una marcha masiva con decenas de miles de participantes, en La Habana, Fidel lo desmintió: “¡Por Vietnam, no solo estamos dispuestos a dar nuestra azúcar quitándonosla de nuestras cuotas, estamos dispuestos a dar nuestra propia sangre!”

En septiembre de 1973, Fidel fue el primer y único Jefe de estado extranjero que visitó la zona liberada del Sur de Vietnam en medio de la feroz guerra, sirviendo de estímulo a los combatientes y al pueblo vietnamita para luchar y construir un Vietnam diez veces más próspero como soñó el tío Ho. El Comandante en Jefe Fidel Castro alzó la bandera del Frente Nacional de Liberación del Sur de Vietnam en el campo de batalla Quang Tri y dijo, asertivamente, a los combatientes vietnamitas: “Pongan esta gloriosa bandera en medio de Saigón.” Menos de dos años más tarde, el 30 de abril de 1975, esa gloriosa bandera se izaba en lo más alto del Palacio de Independencia de la ciudad de Saigón. La imagen del Comandante en Jefe, vestido con el uniforme verde olivo, parado encima de un viejo búnker del enemigo, alzando la bandera del Frente Nacional de Liberación del Sur de Vietnam, se convirtió en el símbolo de la especial amistad y solidaridad entre los pueblos de Vietnam y Cuba.

Sus palabras “Por Vietnam Cuba está dispuesta a dar hasta su propia sangre”, anunciado en ese mismo viaje, también mostró el gran cariño que nos dedicaba Fidel. En los años más difíciles de la guerra contra los yanquis, esa frase tocó los corazones de todos los cubanos, vietnamitas y otros millones de personas en el mundo.

Esa frase realmente vino desde el corazón de Fidel y del pueblo de Cuba.

Las ayudas de Cuba fueron grandes estímulos al pueblo de Vietnam, especialmente cuando Cuba enfrentaba el aún vigente bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Estados Unidos. Nos brindó ayuda incondicional con sentimientos de reales hermanos. De hecho, Fidel y el pueblo de Cuba consideraron que la guerra contra los yanquis en Vietnam era también suya.

El 2 de enero de 1966, en el marco del Congreso del Comité de Solidaridad con los pueblos de Asia, África y América Latina, (OSPAAAL), organizado en la plaza de la Revolución de La Habana, Fidel volvió a declarar ante el mundo que: “Por Vietnam, Cuba está dispuesta a dar hasta su propia sangre”. Y 50 años más tarde, en esa misma Plaza, en nombre del Partido Comunista y el estado de Vietnam, la compañera Nguyen Thi Kim Ngan, Presidenta de la Asamblea Nacional de Vietnam, repitió esa inmortal frase para despedir para siempre al gran dirigente de la Revolución cubana, el combatiente legendario del mundo, el que siempre guardó a Vietnam en su corazón. Ese pronunciamiento de la Presidenta de la Asamblea Nacional de Vietnam fue realizado ante numerosos jefes de estado, dirigentes de muchos países en el mundo, entre ellos los de Asia, África y América Latina. Esa confirmación también muestra la eterna solidaridad del Partido, el Estado y el Pueblo de Vietnam con los comunistas y el pueblo de Cuba.

En cada momento histórico e importante de Vietnam, desde que establecimos las relaciones diplomáticas en 1960, Fidel siempre nos acompañó, brindando especial apoyo y mucho cariño. Por lo tanto, para los vietnamitas, Fidel es un monumento de solidaridad que sobrepasa cualquier distancia y tiempo, es el símbolo del internacionalismo desinteresado. Es por esto que Vietnam le dedicó la más alta y especial ceremonia de luto nacional, el mismo día que el pueblo de Cuba organizó la ceremonia funeraria para su héroe legendario. Era un modesto gesto de agradecimiento y, a la vez, una muestra del respeto y el gran cariño que el pueblo de Vietnam dedica a Fidel, nuestro querido hermano, el gran hombre de la humanidad.

Se puede decir que no hay otro pueblo en el mundo que quiera a Vietnam tanto como Cuba y no existe otro Jefe de Estado extranjero que entendiera y mostrara tanta empatía con Vietnam como Fidel. Hoy los pueblos de Vietnam y Cuba siguen cuidando esa herencia y tenemos la responsabilidad de llevar esa especial hermandad a otro nivel aún más alto. La visita de estado a Cuba del Secretario General del Partido Comunista de Vietnam, Nguyen Phu Trong, en marzo último, fue una reiteración de esa especial amistad y estrecha solidaridad entre nuestros países. Consideramos esta visita un símbolo de la etapa y un invaluable tesoro de ambos partidos y pueblos. “La Solidaridad con Cuba es una orden del corazón” –Esta expresión ha sido la irresistible posición del Partido, el estado y el pueblo de Vietnam en la relación con Cuba.

¡Gloria eterna para Fidel y Cuba!

El Comandante en Jefe Fidel Castro no sólo quería a Vietnam, sino que dedicaba muchas atenciones a los movimientos revolucionarios en el mundo, especialmente en la región de América Latina. Después del derrumbe de la Unión Soviética, el uso de la lucha armada ha sido considerada incompatible con la nueva coyuntura, por lo tanto, los métodos pacíficos de lucha política se han convertido en el camino adecuado. Entre los diversos espacios políticos en la región, el Foro de Sao Paulo ha recibido mucha atención y apoyo del Partido Comunista de Cuba y de Fidel.

La difícil situación económica en los países capitalistas en los últimos tiempos muestra que el capitalismo y el neoliberalismo no pueden resolver hasta el fondo los problemas de la sociedad. Al contrario, los capitalistas e imperialistas están llevando al mundo al borde de una nueva crisis económica, que con carácter cíclico tiene lugar cada diez años. Por supuesto, los pobres y el pueblo trabajador serán las principales víctimas.

Más que nunca necesitamos una nueva sociedad donde el desarrollo debería servir al ser humano, no a los beneficios económicos ni a la explotación extrema y la violación de la dignidad humana. Necesitamos un desarrollo económico con progreso y justicia social; no queremos una amplia brecha entre ricos y pobres ni la desigualdad social. Necesitamos una sociedad con valores progresistas, humanitarios, solidarios y de apoyo mutuo; no queremos las injustas competencias por las ganancias egoístas de un individuo o grupos de intereses. Necesitamos un desarrollo sostenible en armonía con la naturaleza para garantizar un entorno de vida saludable a las presentes y futuras generaciones, no para abusar de los recursos naturales y destruir el medio ambiente. Necesitamos un sistema político en que el poder real pertenezca al pueblo, por el pueblo y para el pueblo, no para un pequeño grupo de ricos. Estos son los verdaderos valores del socialismo y solo el socialismo puede traer la libertad y las justicia para todos.

Determinar el objetivo de desarrollo hacia el socialismo es trascendental, pero encontrar el camino correcto hacia el socialismo de acuerdo con las propias condiciones de cada país, es clave. El camino de lucha, de formación de una nueva sociedad, de la construcción del socialismo es muy diverso y no es fácil, especialmente en la muy compleja situación mundial actual. Por lo tanto, a pesar de los propios esfuerzos de cada partido político, los intercambios de experiencias y cooperación entre las fuerzas de izquierda son sumamente importantes. Basados en ese espíritu, el Partido Comunista de Vietnam desea elevar la cooperación con los partidos hermanos, especialmente con los partidos de izquierda y progresistas de América Latina.

Aprovechando esta ocasión, quisiéramos felicitar a la izquierda de México con motivo de la significativa victoria de Andrés Manuel López Obrador en las recién efectuadas elecciones presidenciales. Expresamos nuestro apoyo a la causa revolucionaria de Nicolás Maduro en Venezuela; al Presidente nicaragüense Daniel Ortega en su intención de negociación pacífica con la oposición y a las luchas de los movimientos y los partidos de izquierda de América Latina. Asimismo, nos alegramos con convicción por el excelente rumbo de desarrollo tomado por El Salvador y Bolivia bajo la dirección de los gobiernos de izquierda.

Reiteramos la firme solidaridad y amistad con el compañero Raúl Castro Ruz, Primer Secretario del Partido Comunista de Cuba, con el compañero Miguel Díaz Canel, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros. Igualmente apoyamos el proceso de actualización del modelo económico y social implementado por el Partido Comunista de Cuba. Confiamos en que obtendrán mayores logros en esta noble causa. Tenemos la plena convicción de que, bajo la dirección del Partido Comunista, el pueblo de Cuba actualizará exitosamente el modelo económico y social, cumpliendo victoriosamente las metas de desarrollo hasta el 2030, construyendo el socialismo en su bella isla, con independencia nacional, libertad, y prosperidad para el pueblo de Cuba."-VNA