Hanoi (VNA) - El séptimo Congreso nacional de católicos vietnamitas dedicado a la construcción y la defensa del país (mandato 2018-2023) se inauguró hoy en esta capital, con la participación de altos dirigentes, funcionarios y más de 400 sacerdotes y fieles.
 
El séptimo Congreso nacional de católicos vietnamitas dedicado a la construcción y la defensa del país. (Fuente: VNA)

Al hablar en el evento, el presidente del Comité Central del Frente de la Patria de Vietnam (FPV), Tran Thanh Man, saludó la respuesta entusiasta de los católicos a los movimientos de emulación patriótica y elogió a los individuos destacados y áreas residenciales de esa comunidad como ejemplos en el desarrollo socioeconómico en el país, especialmente en la reducción de la pobreza y en la prevención de los vicios sociales.

El dirigente expresó su esperanza de que el Comité para la Solidaridad de los Católicos de Vietnam (CSCV) renueve su operación e implemente con éxito el programa de acción establecido para el próximo quinquenio, tras llamar al FPV y sus organizaciones miembros, así como a las asociaciones y diócesis católicas para que presten más atención a los movimientos de emulación patriótica.

Por su parte, el viceprimer ministro Truong Hoa Binh ratificó la política consecuente del Partido Comunista y el Estado de respetar y garantizar la libertad de culto de todo el pueblo, facilitar las actividades de las organizaciones religiosas conforme a la Constitución y las leyes, además de alentar a los dignatarios y seguidores a contribuir activamente a la construcción y defensa nacional.

Instó al CSCV a desempeñar su papel de reunir a los católicos dentro y fuera del país, y trabajar para asegurar los derechos e intereses legítimos de las comunidades y organizaciones de esa religión.

El Congreso eligió al sacerdote Tran Xuan Manh como presidente del CSCV para el mandato 2018-2023, así como a sus 147 miembros.

En esta ocasión, destacados individuos y organizaciones católicas fueron honrados por sus contribuciones a los movimientos de emulación patriótica y a la construcción y salvaguardia nacional.

Según el CSCV, a lo largo de los años y gracias a los movimientos patrióticos, muchos modelos de negocios de católicos han demostrado una alta eficiencia económica.

Los modelos se han centrado principalmente en cambiar la estructura de las granjas y la producción artesanal a gran escala, junto con el establecimiento de distintas ocupaciones, precisó.

Las actividades caritativas y humanitarias también se han ampliado, con clases para niños vagabundos y personas con algún grado de  discapacidad, atención a pacientes con lepra y SIDA, recaudación de fondos para pobres que necesitan operaciones oculares y cardíacas y apoyo a los ciudadanos afectados por desastres.

El CSVC ha establecido una red que cubre 42 ciudades y provincias en todo el país. –VNA