Manila (VNA) - El jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Filipinas, Rey Leonardo Guerrero, ordenó a las tropas aplastar a los hombres armados del Nuevo Ejército Popular (NPA), los cuales continúan librando la guerra contra el Gobierno.
 
Soldados filipinos (Fuente: AFP/VNA)


“Mi directiva a las tropas es intensificar las operaciones militares para destruir el NPA y proteger a los pobladores del terrorismo”, dijo el teniente general Guerrero.

Indicó que el NPA intensificará sus ataques, especialmente contra las “personas inocentes e indefensas”, debido a que el Gobierno decidió terminar las conversaciones de paz con este grupo rebelde.

Alrededor de tres mil 800 militantes armados del NPA continúan luchando, principalmente en las provincias más pobres de Filipinas.

El presidente filipino, Rodrigo Duterte, suspendió las conversaciones con el NPA la semana pasada después de una serie de ataques realizados por los insurgentes de este grupo contra las tropas gubernamentales y civiles.

Los enfrentamientos entre el ejército filipino y el NPA comenzaron en 1969 y dejaron hasta el momento un saldo de unas 30 mil personas, según datos oficiales.

Desde 1986, el Gobierno filipino ha tratado de llegar a un acuerdo de paz con los rebeldes, pero no logró ningún avance. – VNA