Tokio (VNA) - La ayuda por parte del ejército vietnamita al derrocamiento del régimen de Pol Pot en Camboya constituye una importante contribución de Hanoi a la comunidad internacional, afirmó el profesor japonés Go Ito de la Universidad de Meiji.
 
Fosas comunes de personas asesinadas por el genocidio de Pol Pot, fueron descubiertas después del 7 de enero de 1979 en el Campo de la muerte de Choeung Ek, en Camboya. (Fuente: VNA)

En una entrevista concedida a la Agencia Vietnamita de Noticias (VNA) en ocasión del aniversario 40 de la victoria contra ese régimen genocida (7 de enero), el experto reiteró que los combatientes voluntarios vietnamitas habían completado con éxito su misión en el país vecino.

Ante las severas violaciones de derechos humanos realizadas por el régimen de Pol Pot, indicó, en 1977, las tropas vietnamitas entraron en Camboya para derrocar al genocidio.

Al evaluar el fallo del Tribunal para el genocidio camboyano (ECCC, en inglés), destacó que la comunidad internacional acordó emitir un juicio único y fuerte contra los grandes abusos de los derechos humanos de ese régimen.

Los crímenes de Pol Pot en ese momento se consideran una lesa humanidad, señaló.

Desde 1975, el régimen genocidio camboyano liderado por Pol Pot realizó numerosos ataques a aldeas vietnamitas en la frontera suroeste, matando a miles de personas.

En respuesta a esas agresiones, Vietnam adaptó medidas pacíficas y trató de resolver el conflicto mediante negociaciones.

Sin embargo, en 1977 soldados de Pol Pot lanzaron asaltos de mayor escala al territorio vietnamita, lo que obligó a este país a ejecutar un contraataque para derrocar definitivamente al genocidio y ayudar a los camboyanos a establecer su propio gobierno. – VNA