Manila (VNA) – El ejército de Filipinas avisó que al menos 300 insurgentes leales al Estado Islámico (EI) se reagruparon y están preparando un ataque similar al que realizaron en Marawi.

Soldados filipinos patrullan en Marawi.

Al hablar a la prensa, el portavoz de la primera División de Infantería, Ronald Suscano, sostuvo que milicianos del grupo Maute lograron escapar de la ofensiva con la que las Fuerzas Armadas retomaron Marawi y mataron a sus principales líderes. 

Destacó que esos rebeldes se reagruparon y preparan otros ataques. Reveló también que los terroristas se dividieron en grupos pequeños y que algunos se filtraron en la capital, Manila, para intentar realizar atentados.

Además, Suscano informó que un jefe del grupo Maute se convirtió en el nuevo líder de la rama del EI en el Sudeste Asiático. El sujeto, identificado con el nombre Abu Dar, sustituyó a Isnilon Hapilon, quien fue liquidado por el ejército filipino durante el asedio de Marawi el año pasado.

El conflicto de Marawi, que se extendió desde mayo hasta octubre de 2017, ocasionó la muerte de 920 insurgentes, 165 soldados y 47 civiles. Además, mil 780 rehenes fueron liberados y 850 armas recuperadas de los islamistas radicales liderados por el grupo Maute, organización leal al EI. –VNA

VNA-INT