Manila (VNA)- El director de la Policía de Filipinas, Ronald De La Rosa, alertó que los yihadistas al sur del país podrían repetir en otra ciudad la rebelión del año pasado en Marawi, que se prolongó por cinco meses y superó el millar de muertos.
Combatientes filipinos en Marawi (Fuente: VNA)

"Todas las principales ciudades de Mindanao son candidatas a convertirse en Marawi, segunda parte", expresó De La Rosa en una rueda de prensa televisada, en la que fue preguntado sobre la amenaza de grupos afiliados al Estado Islámico (EI) en Filipinas.

Aseguró que, en caso de reiterarse, la preparación de la rebelión "tomará algo de tiempo", ya que planear "un ataque a gran escala como el de Marawi puede llevar meses o años".

El presidente del Frente Moro de Liberación Islámica (FMLI, un grupo regionalista musulmán del sur de Filipinas), Ebrahim Murad, aseguró la semana pasada que combatientes del EI huidos de Siria e Irak planean tomar las ciudades de Iligan y Cotabato en Mindanao.

Aunque no existen evidencias claras de esta amenaza, la policía filipina lleva a cabo entrenamientos antiterroristas con simulaciones en Davao, que planea extender a otras ciudades de Mindanao "para asegurar que no se repita el asedio de Marawi", reveló De La Rosa.

El conflicto de Marawi, que se extendió desde mayo hasta octubre del año pasado, ocasionó la muerte de 920 insurgentes, 165 soldados y 47 civiles, además de mil 780 rehenes liberados y 850 armas recuperadas de los islamistas radicales liderados por el Grupo Maute, organización afín al EI.

Los insurgentes, que recibieron apoyo de terroristas extranjeros, contaron con abundantes recursos y tiempo para planear la rebelión, según información de inteligencia obtenida por las autoridades.

El día que comenzó el conflicto el presidente filipino, Rodrigo Duterte declaró la ley marcial en toda la región de Mindanao -donde viven unos 20 millones de personas- y recientemente anunció que la medida de excepción se prolongará también todo este año.

Con cerca de un 20 por ciento de su población musulmana, Mindanao ha sido escenario desde hace décadas de conflictos entre el Gobierno y diversos grupos extremistas, entre ellos la organización yihadista Abu Sayyaf, también adscrita al EI, y la guerrilla comunista Nuevo Ejército del Pueblo (NEP). – VNA