Manila (VNA) – El presidente filipino, Rodrigo Duterte, ratificó una ley que considera a la difusión de informaciones falsas como una ofensa criminal y según la cual, los infractores enfrentarán una pena de hasta seis meses de cárcel y una multa de unos tres mil 900 dólares.

Foto de ilustración. (Fuente: straitstimes.com)

La nueva ley también sanciona a cualquier persona relacionada con la publicidad de documentos que busquen socavar las leyes o a las autoridades.

Igualmente se aumentaron también las penas para los cargos de sabotaje a la seguridad nacional, traición y perturbación del orden público.

Tras cuatro meses, el ejército filipino todavía no ha podido abatir a los insurgentes afines al Estado Islámico (EI) en la ciudad de Marawi. No solo utilizan la violencia, los terroristas también difunden informaciones falsas en el internet.

Por tanto, el gobierno filipino exhorta a los medios y pobladores a escuchar solo a las autoridades, y a participar en la detención de esas informaciones. –VNA