Malina, (VNA)- Al menos de cuatro personas murieron en deslizamientos de tierra y otras miles huyeron de sus hogares después de que la baja presión tropical Usman arrastrara hoy las islas centrales de Filipinas.
Foto de ilustración (Fuente: VNA)

Tres miembros de una familia fueron enterrados en un deslave de tierra en la ciudad de Legazpi, en el sureste de Manila, mientras que una mujer fue aplastada por otro corrimiento de tierra en Bulan.

Alrededor de 12 mil personas en la región de Bicol fueron evacuadas después de que el área de baja de presión afectara el lado este del país.

Con una velocidad máxima de vientos de 65 kilómetros por hora, la perturbación climática se registró como un movimiento hacia el Oeste a través de las islas centrales a 10 kilómetros por hora, y esperaba que estuviera sobre el Mar del Este el 30 de diciembre.

Aunque los vientos de Usman no eran demasiado poderosos, todavía traía fuertes lluvias que causaron deslizamientos de tierra e inundaciones en las áreas que atravesaban, dijo la oficina de defensa civil.

Un promedio de 20 tifones y tormentas azotan Filipinas cada año, matando a cientos de personas. La tormenta más letal registrada en el país es el supertifón Haiyan, que dejó más de siete mil 350 mil personas muertas o desaparecidas en todo el centro de este país en noviembre de 2013. – VNA