Manila, (VNA) El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, autorizó al ejército nacional a implementar las medidas necesarias para recuperar las zonas aún controladas por los insurgentes islámicos en la ciudad sureña de Marawi.

El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte (Fuente: VNA)


En su declaración dada a conocer la víspera en Manila, subrayó que no permitirá más la prolongación indefinida de la batalla que ya dura más de 100 días en Marawi y que actualmente está en fase de estancamiento.

En detalle, Duterte aceptó un plan del ejército, que había rechazado hasta la fecha,  para hacer frente a la ocupación de un templo, donde los rebeldes mantienen a varios rehenes.

También informó que mandó a algunas personas a negociar con los rebeldes, con el fin de liberar a dichos rehenes.

[Rusia promueve cooperación con Filipinas en defensa]

En mayo pasado, los seguidores leales a la organización terrorista Estado Islámico lograron ocupar la ciudad de Marawi. Los conflictos entre esos extremistas y el ejército nacional causaron hasta la fecha más de 600 muertos.

En consecuencia, el presidente Duterte extendió la ley marcial a toda la provincia sureña de Mindanao hasta el final de este año. –VNA