El embajador Renato Villa, durante una rueda de prensa en Kuwait el 21 de de abril (Fuente: AFP)
Manila (VNA) Una disputa entre Kuwait y Filipinas por denuncias de abuso de trabajadores de este último país en Kuwait subió de tono cuando Manila expresó su desacuerdo por la expulsión del país árabe de su embajador, Renato Pedro Villa.

El ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación de Filipinas manifestó en la nota diplomática enviada la víspera a la Embajada de Kuwait que estos actos son incompatibles con las garantías y las declaraciones hechas por el embajador kuwaití sobre las preocupaciones que se le trasmitieron relacionados con el tratamiento de los empleados filipinos en ese territorio.

El conflicto estalló hace tres meses a partir de informes recibidos sobre la situación de empleadas domésticas filipinas quienes se suicidaron luego de sufrir abusos a manos de empleadores kuwaitíes.

Ambos países han estado trabajando en un pacto para proteger a los trabajadores expatriados después de que Manila prohibió a sus nacionales viajar a Kuwait para trabajar.

Sin embargo, el miércoles último, Kuwait ordenó al embajador filipino abandonar en una semana el territorio en medio de creciente tensión entre ambos países.

El ministerio de Asuntos Exteriores de Filipinas convocó el jueves al embajador kuwaití para exigir una explicación por la medida de su país, pero le informaron que el enviado, Musaed Saleh Ahmad Althwaikh, había salido del país el día anterior.

Los funcionarios de la Embajada de Kuwait en Manila no estuvieron disponibles para hacer comentarios. 
Los empleados domésticos representan más del 65 por ciento de los más de 260 mil filipinos en Kuwait, según la cancillería filipina.

En febrero pasado, el presidente filipino, Rodrigo Duterte, prohibió a los filipinos viajar a Kuwait para trabajar y llamó a los ciudadanos que ya estaban allí a regresar a su hogar después del descubrimiento del cuerpo de una trabajadora doméstica en un congelador en una casa abandonada.

Filipinas dice que ha protestado por la detención de cuatro de sus ciudadanos que fueron contratados por su embajada en Kuwait para ayudar con las operaciones de "rescate emprendidos" el sábado pasado, así como por la emisión de órdenes de arresto contra tres de sus diplomáticos.