Manila (VNA)- Las fuerzas de seguridad de Filipinas persiguen en la actualidad al malasio Amin Baco, supuesto cabecilla de los grupos armados en el Sudeste Asiático afines al Estado Islámico (EI).

Amin Baco, supuesto cabecilla de EI en Sudeste Asiático

Según el jefe de la Policía nacional, Ronaldo dela Rosa, el sujeto, un especialista en la elaboración de bombas, asumió el papel de dirigente de EI en la región.

Otras fuentes oficiales señalan que Baco mantiene amplias relaciones con diferentes grupos extremistas como Jemaah Islamiah en Indonesia y otro en la isla de Mindanao y es posible que haya huido actualmente a la isla filipina de Joló.

Con anterioridad, el ministro de Defensa de Filipinas, Delfin Lorenzana anunció hace dos semanas que el asedio a la ciudad de Marawi había terminado, cinco meses después de que comenzaran los enfrentamientos entre las tropas gubernamentales y los rebeldes vinculados al grupo terrorista Estado Islámico.

Según datos oficiales, las fuerzas gubernamentales eliminaron a 919 extremistas, mientras 165 soldados y policías perdieron sus vidas, y otras mil 700 personas resultaron heridas durante los enfrentamientos en Marawi. Unas 400 mil personas se vieron obligadas a abandonar sus casas debido al conflicto. – VNA