Hanoi (VNA) – El establecimiento de una Zona de libre comercio de Asia-Pacífico (FTAAP) es considerado por los expertos como una demanda objetiva del proceso de integración económica regional.  

Fundado en 1989 con el propósito de impulsar el crecimiento económico sostenible y la prosperidad en la región, el Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC) ha realizado, durante los últimos 28 años, numerosos esfuerzos para cumplir sus misiones, particularmente en lo referente a las medidas de liberalización comercial e inversionista.  

Uno de los logros más destacados es la reducción de los derechos NMF (nación más favorecida) en la región de 11 por ciento en 1996 a 5,5 por ciento en 2014. En el mismo período, la tasa de productos beneficiados de la exención de impuestos aumentó de 27,3 a 45,4 por ciento.

Sin embargo, un informe del Grupo de asistencia a políticas del APEC señala que a finales de 2015, las economías del bloque participaron en 152 tratados de libre comercio (TLC) o tratados comerciales regionales (TCR), y de esa suma 61 pactos fueron firmados entre los miembros de la agrupación.  

El boom de los TLC y TCR, por un lado creó un impulso para la liberalización comercial e inversionista en la región, y por otro lado causó el denominado efecto “spaghetti bowl” o “plato de tallarines”, el cual ha ostaculizado la integración económica regional.

En este sentido, los expertos consideran que es necesario un TLC de escala regional, con carácter integral y de calidad para eliminar ese efecto y resolver eficientemente los emergentes asuntos comerciales e inversionistas.  

En 2006, las economías del APEC acordaron estudiar la perspectiva a largo plazo de la FTAAP. En 2010, durante la Cumbre del bloque en Japón se emitió la declaración “Ruta hacia la FTAAP”, la cual esboza los pasos para materializar esa iniciativa.  

Cuatro años después, dirigentes de las economías miembros aprobaron el Itinerario de Beijing sobre la contribución del APEC al establecimiento de la FTAAP.

Más recientemente, durante la Cumbre en 2016 se aprobó la Declaración de Lima sobre la FTAAP, ratificando el compromiso de que esa zona debe ser establecida sobre la base de los existentes acuerdos en la región y mediante aquellos que se puedan aplicar en el futuro, entre ellos el Tratado de Asociación Transpacífico y el Tratado de Asociación Económica Integral Regional.  

Además, coincidieron en que la FTAAP deberá ser un acuerdo comprehensivo, que abarque todos los emergentes asuntos comerciales e inversionistas.  

Basándose en los logros alcanzados por el APEC en el proceso de materialización de la FTAAP, Vietnam, como país sede de la Cumbre del bloque en 2017, presentó cuatro prioridades para la cooperación regional, entre ellas la referente al impulso de la conectividad económica.  

Según el vicecanciller Bui Thanh Son, presidente de la Reunión de altos funcionarios del APEC 2017, Vietnam revisó el progreso de las negociaciones y la implementación de los TLC y TCR, así como de cumplimiento de la Declaración de Lima y de las medidas destinadas a impulsar la cooperación del APEC en las cadenas de valor globales.

Los esfuerzos de las economías miembros han consolidado la confianza a nivel internacional en el establecimiento pronto de la FTAAP. – VNA