Kuwait, (VNA) - Una delegación de funcionarios filipinos visitó Kuwait para evaluar el impacto de una nueva prohibición de enviar trabajadores connacionales a este emirato.

El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte (Fuente: VNA)


El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, anunció a principios de este mes que los residentes en su país no podrán viajar a Kuwait para trabajar, tras el asesinato de Joanna Demafelis, de 29 años.

El cuerpo de Demafelis fue encontrado en un congelador. Una pareja libanesa-siria sospechosa de cometer el delito fue arrestada en la capital siria, Damacus, luego de una persecución de la Interpol.

Ciriaco Lagunzad, viceministro filipino de Trabajo y Empleo, dijo que la delegación estudia los efectos secundarios de la prohibición, lo que probablemente afectará a muchas familias que dependen de las remesas de parientes que trabajan en Kuwait.

Según la agenda, otra delegación encargada de negociar un tratado bilateral para trabajadores domésticos llegará esta semana a la ciudad de Kuwait.

Unos 252 mil filipinos trabajan en este país árabe, mayormente como sirvientas, de acuerdo con datos oficiales. – VNA