Hanoi (VNA) - Jóvenes vietnamitas tienen la oportunidad de compartir iniciativas artísticas para elevar la eficiencia de la gestión y el reciclaje de la basura, especialmente los desechos plásticos, en el contexto de un programa iniciado por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).  

Con botellas usadas que contienen basuras plásticas, los miembros del club “Las pisadas verdes” crearon sus ladrillos biológicos, que pueden sustituir cosas cotidianas como mesas, taburetes e incluso paredes. Se afirma que estos productos constituyen una solución provisional para minimizar los desechos plásticos.  

Tran Trang Khanh, miembro de ese grupo, afirmó que el clúb consultó experiencias de otros países.

Precisó también que en muchos lugares se emplea este marial para construir viviendas en áreas remotas e insulares, como medida para mejorar la conciencia pública sobre la reducción de las bolsas de nailon y otras basuras plásticas.

Mientras, los vasos desechables se pueden reciclar para cultivar plantas o criar peces y se pueden considerar como objetos artísticos para decorar el espacio de vida y contribuir a la protección del medio ambiente.  

Pham Thanh Huong, coordinadora del Programa Cultural de la Unesco en Vietnam, manifestó su deseo de recabar una mayor participación de la comunidad, especialmente los estudiantes, para minimizar la basura y construir una economía circular, es decir, los desechos se reencarnan como materiales para otros usos.

Esta iniciativa de la Unesco se propone incorporar a jóvenes vietnamitas a las actividades colectivas para reducir las basuras. La organización y sus socios priorizarán la concienciación pública y la estimulación de las ideas creativas, a la vez que llamarán a acciones concretas en los sitios turísticos para disminuir los desechos plásticos y sólidos. - VNA