Kuala Lumpur, 30 may (VNA)- El primer ministro de Malasia, Mahathir Mohamad, anunció hoy que la búsqueda del avión del vuelo MH370 de Malaysia Airlines, que finalizó esta semana sin encontrar rastro, puede reanudarse si salen a la luz nuevas pruebas.
La nave de búsqueda Seabed Constructor es en la actualidad el buque geodésico civil más moderno del mundo (Fuente: The Star)

El mandatario hizo estas manifestaciones un día después de que el gobierno diera por concluida la segunda operación de búsqueda en una remota zona del Océano Índico donde se cree que se estrelló el avión con 239 personas a bordo.

"Hemos hecho una búsqueda muy grande. No hemos encontrado aún ninguna prueba. Hemos llegado a un punto en el que no podemos seguir buscando algo que en realidad no podemos encontrar", declaró Mahathir a la prensa.

"Si alguien tiene alguna información, consideraremos reanudar la búsqueda pero por ahora tenemos que detenerla", añadió el jefe de gobierno tras mostrar su "comprensión" con los familiares de las víctimas.

La empresa estadounidense Ocean Infinity inició en enero la segunda operación de búsqueda tras llegar a un acuerdo con el gobierno malasio que le dio hasta ayer como plazo para encontrar el avión.

La compañía, que inicialmente preveía rastrear una zona de 25 mil kilómetros cuadrados de fondo marino, extendió la búsqueda hasta los 112 mil kilómetros cuadrados sin poder localizar los restos del aparato.

Esta zona estaba situada al norte de los 120 mil kilómetros cuadrados donde tuvo lugar la búsqueda inicial que asumieron Australia, Malasia y China, con un coste de más de 151 millones de dólares, y que fue suspendida a principios de 2017.

El ministro malasio de Transporte, Anthony Loke, comunicó este lunes que un informe completo sobre el incidente será publicado, y se comprometió a que no habrá ningún contenido “agregado u oculto”.

El 8 de marzo de 2014, un Boeing 777 de Malaysia Airlines perdió contacto cuando realizaba el vuelo número MH370 desde Kuala Lumpur hacia Beijing, con 239 personas a bordo. Se supone que el avión se desvió y cayó en las aguas en el Sur del Océano Índico frente a la costa occidental de Australia.

Una campaña de búsqueda sin precedentes en la historia fue iniciada, con la participación de Australia, Malasia y China, pero hasta la fecha sin resultado alguno. La localización del avión, el destino de los pasajeros, así como la causa de esa tragedia permanecen un misterio hasta hoy.

La búsqueda fue detenida en enero de 2017 tras gastar 159 millones de dólares y sin conseguir ningún resultado relevante, y en octubre pasado, el gobierno malasio firmó un acuerdo con la empresa de exploración del fondo del mar Ocean Infinity, con sede en Estados Unidos, para reanudar esa campaña. Australia ofreció asistencia técnica a ambas partes.

Malasia acordó pagarle a la firma estadounidense hasta 70 millones de dólares si encuentra el avión.

El buque Seabed Constructor de la compañía estadounidense Ocean Infinity transportó ocho vehículos subacuáticos automáticas, embarcaciones sumergibles que pueden buscar en una amplia área del lecho marino mucho más rápido que los escáneres atados que se usaron en búsquedas anteriores.

La nave de búsqueda Seabed Constructor es en la actualidad el buque geodésico civil más moderno del mundo.– VNA

VNA- INTER