Bangkok,  (VNA)- Un exbuzo militar tailandés falleció durante la operación de rescate del equipo de fútbol infantil atrapado en la cueva de Tham Luang, en la provincia de Chiang Rai, informaron las autoridades del país.

Un buzo participante en la campaña de rescate (Fuente: VNA)


De acuerdo con la misma fuente, el exsuboficial de Marina Saman Kunam murió esta madrugada al no tener suficiente oxígeno en su camino de regreso, después de entrar en Tham Luang para abastecer una de las cámaras con tanques de oxígeno.

El buzo perdió el conocimiento luego de colocar los tanques, y pese al auxilio de sus camaradas no se pudo revivir y posteriormente murió, precisaron.

Las opciones que se manejan hasta el momento para el rescate de los 12 menores y su entrenador comprenden enseñarlos a bucear,  bombear el agua y hacer agujeros arriba de la gruta.

Sin embargo, las dos primeras  resultarán difíciles de ejecutar debido al nivel de agotamiento de los muchachos, la topografía complicada de la cueva y la prolongación del período de lluvia en Tailandia. Mientras, la tercera también constituye un gran reto para las brigadas de socorro por el espacio limitado del lugar, dijeron las autoridades.

Pese a esas dificultades, aseguran que realizan sus mayores esfuerzos para rescatar a las 13 personas de la forma más segura posible.

De acuerdo con las bridagas de socorro, alrededor del 40 por ciento del agua se ha reducido, unos 1,5 kilómetros, y se está tratando de sacar la mayor cantidad posible para que los niños puedan gatear, caminar y quizás bucear un poco.

Las unidades de socorro de Tailandia iniciaron las labores de rescate el 24 de junio pasado, un día después de la desaparición del equipo infantil, con el apoyo de fuerzas especializadas de Estados Unidos, Reino Unido, Australia, China, Myanmar y Laos.

Los niños tailandeses, de entre 11 y 15 años, y su técnico, de 25 años de edad, desaparecieron  la noche del día 23, después de que una inundación los dejara atrapados dentro de la gruta de Tham Luang, la cuarta más larga de Tailandia con unos diez kilómetros de longitud.

El gobernador de Chiang Rai, Narongsak Osottanakorn, anunció que tras ocho días de intensa búsqueda, se encontraron con vida a los desaparecidos, cerca de una isleta en el interior de la cueva. Unos mil 300 efectivos han participado en las tareas de búsqueda y rescate.

Las brigadas de socorro utilizaron unas 20 bombas de extracción para reducir el nivel del agua en las partes más anegadas, una tarea también difícil debido al temporal que afecta la región y problemas mecánicos.

Según la versión oficial, los desaparecidos se internaron el 23 de junio en las galerías tras un entrenamiento, cuando una súbita tormenta comenzó a inundar la cavidad e impidió su salida. Ante la dificultad para acceder a la misma, las autoridades también rastrean la densa jungla de la montaña en busca de entradas alternativas a la gruta.

Ubicada en el parque forestal Tham Luang-Khun Nang Noon, la gruta Tham Luang constituye un destino turístico peligroso de Tailandia, cuyas puertas suelen cerrarse en la temporada de lluvia, de julio a diciembre.-VNA