Hanoi (VNA) – El primer ministro de Vietnam, Nguyen Xuan Phuc, instó a impulsar la remoción de bombas y minas remanentes de guerra, la prevención de accidentes por esos explosivos y la asistencia a las víctimas.  
El primer ministro Nguyen Xuan Phuc (Fuente: VNA)

El jefe de gobierno hizo la exhortación durante un programa de intercambio de experiencias al respecto, efectuado anoche aquí en ocasión del Día Internacional de Información sobre el Peligro de las Minas (4 de abril).  

Durante el evento, Xuan Phuc destacó las severas consecuencias de los explosivos y las sustancias químicas remanentes de guerra en la vida de la población, el medio ambiente, el avance socioeconómico y el cumplimiento de los objetivos de desarrollo sostenible de Vietnam.  

Afirmó que el Partido Comunista y el Estado siempre prestan especial atención a la mitigación de las secuelas de guerra, y precisó que las autoridades nacionales han cooperado con contrapartes internacionales para limpiar terrenos contaminados de artefactos explosivos.  

Además, exhortó a continuar la asistencia médica a las personas afectadas por explosivos y sustancias tóxicas, así como a impulsar la colaboración internacional para movilizar los recursos necesarios destinados a las actividades al respecto.

También pidió intensificar la propaganda para mejorar la conciencia pública sobre la prevención de incidentes por bombas y minas.

Durante el encuentro, expertos nacionales y extranjeros intercambiaron experiencias sobre la mitigación de secuelas  de explosivos y sustancias químicas en Vietnam.

Durante 1961-1971, la aviación estadounidense roció sobre territorio vietnamita 80 millones de litros de herbicida que contenían 400 kilogramos de dioxina, uno de los componentes químicos más tóxicos conocidos por el hombre. Más de cuatro millones 800 mil personas resultaron expuestas a esa sustancia nociva. De ellas, tres millones sufrieron afectaciones.

Además, después de la guerra, más de seis millones de hectáreas de terreno en Vietnam están contaminados de materiales explosivos, equivalente al 18,82 por ciento de la superficie total. Mientras, más de 100 mil personas murieron o resultaron heridas por bombas y minas remanentes. – VNA