Washington (VNA) - El próximo encuentro en Hanoi será esencial para que los presidentes Donald Trump y Kim Jong-un consoliden la confianza y abran paso a un acuerdo más concreto, evaluó Hunter Marston, exinvestigador del Instituto Brookings.

Los presidentes Donald Trump y Kim Jong-un (Fuente: VNA)

El analista consideró que no se debe esperar cualquier avance decisivo entre Estados Unidos y la República Popular Democrática de Corea (RPDC), especialmente lo referido a la desnuclearización completa u otras medidas concretas, pues ese proceso requiere mucho tiempo.

Sin embargo, no excluyó la posibilidad de que las dos partes adopten imprevistas decisiones, con compromisos para alcanzar la paz en un determinado nivel y abran paso para las próximas fases.

También anotó que para establecer cualquier acuerdo, Pyongyang y Washington deberán hacer algunas concesiones, pero la pregunta es qué nivel tendrán las mismas.

Según Anthony Nelson, director de asuntos de Asia Oriental-Pacífico de la consultoría Albright Stonebridge, circulan pronósticos de que la RPDC permitirá al Organismo Internacional de Energía Atómica examinar sus instalaciones nucleares, lo cual desea Washington.  

Se mencionó también a la posibilidad de que Estados Unidos abra una representación diplomática en Corea del Norte.

Ambas partes también podrían restablecer de forma simbólica las relaciones diplomáticas, probablemente a través del anuncio de un acuerdo sobre el fin de la guerra, valoró.

Otra hipótesis es que Washington levante las sanciones contra Pyongyang -recalcó- pero eso dependerá de las concesiones de la parte norcoreana.

Richard Cronin, asesor de asuntos de Asia-Pacífico del Instituto Stimson, pronosticó poca posibilidad de un acuerdo sobre la desnuclearización completa y verificable.

Al mismo tiempo, consideró que si recibe una respuesta positiva de Pyongyang, Washington podrá eliminar las sanciones económicas e incluso declarar el fin de la guerra. - VNA