La provincia de Lam Dong está trabajando para promocionar la marca de papas Da Lat. (Fuente: tuoitre.vn)
Lam Dong, Vietnam (VNA) - El Comité Popular de la provincia altiplana de Lam Dong aprobó un proyecto piloto para promover la marca de papas “Da Lat”, en un esfuerzo por combatir ese tubérculo chino, que imita a ese producto vietnamita.

El proyecto, administrado por el Departamento de Agricultura y Desarrollo Rural provincial, incluye la inspección de la producción y el mercado de papas y mostrar a los consumidores la diferencia entre los dos tipos de patatas, mediante folletos, sitios web gubernamentales y medios de comunicación.

Los productores y comerciantes recibirán paquetes y cajas de cartón con el logotipo de la marca de papas Da Lat y sellos anti falsificación para empaquetar sus productos.

La provincia de Lam Dong tiene como objetivo producir 65 mil cajas de cartón de 10 kilos, 900 mil etiquetas, 65 mil sellos para cajas de cartón y 900 mil sellos anti falsificación.

El costo del plan es de mil 600 millones de dong (unos 45 mil 800 dólares), de los cuales unos 33 mil provienen del presupuesto del gobierno.

Si el proyecto piloto es exitoso, otras verduras Da Lat recibirán el mismo tratamiento.

La ciudad de Da Lat es uno de los productores de vegetales más grandes de Vietnam. La calidad de estos vegetales se debe al clima favorable y al uso de tecnología y técnicas agrícolas avanzadas.

Sin embargo, varias empresas están comprando vegetales chinos más baratos y de menor calidad, "disfrazándolos" como vegetales Da Lat y vendiéndolos a precios más altos.

Por ejemplo, las papas chinas se compran a bajo precio, luego se cubren con una capa de polvo rojo para aparentar papas Da Lat, que son de tres a cinco veces más caras que las chinas.

Muchos clientes en otras provincias e incluso los de Da Lat "cayeron" en esa trampa, ya que es difícil distinguir las falsas sin un examen cuidadoso.

En términos de confianza del consumidor y precios de mercado, las papas Da Lat han sufrido mucho por el fraude. Muchos agricultores tienen que venderlas a mitad de su precio original, por supuesto con pérdidas para su negocio. - VNA