Alojamiento temporal de los afectados (Fuente: VNA)

Yakarta (VNA)- Los sismos que sacudieron la isla indonesia de Lombok en las últimas semanas dejaron al menos 555 fallecidos y unos mil 500 heridos, informaron hoy las autoridades.

Esa isla turística, vecina de Bali, en el sur del archipiélago, sufrió dos potentes terremotos el 29 de julio y el 5 de agosto pasados, seguidos de fuertes réplicas y de un tercer sismo de magnitud 6,9 en la escala abierta de Richter ocurrido el día 19 de este mes.

En total, 555 personas perdieron la vida, la mayoría en el norte de la isla de Lombok, situada muy cerca del epicentro de los movimientos telúricos,  indicó la Agencia Nacional de Gestión de Catástrofes. 

Otros víctimas mortales se identificaron en la isla vecina de Sumbawa, que también se vio afectada por los temblores. 

Muchas personas murieron por la caída de cascotes. Decenas de miles de casas y edificios sufrieron daños o quedaron destruidos. Unas 390 mil personas siguen alojadas en refugios temporales, indicó la agencia. 

Organizaciones humanitarias que participan en las operaciones de asistencia a los afectados alertaron sobre la escasez de alimentos y de agua potable para los desplazados. 

"Hemos desplegado tropas en pueblos remotos de difícil acceso", declaró el portavoz de la Agencia Nacional de Gestión de Catástrofes, Sutopo Purwo Nugroho. 

"A muchos pueblos es difícil llegar en motocicletas y parte de la ayuda debe llevarse a pie", añadió. 

El coste de la reconstrucción podría superar los 478 millones de dólares, según las autoridades indonesias. 

Indonesia, un archipiélago de 17 mil islas e islotes, es propensa a los terremotos debido a su ubicación en el "Anillo de Fuego", un arco de volcanes y fallas en la cuenca del Pacífico.

En diciembre de 2004, un terremoto de magnitud 9,1 en la escala abierta de Richter, ocurrido en Sumatra desencadenó un tsunami que mató a 230 mil personas en una decena de países. – VNA