Naciones Unidas  (VNA) El secretario general de la ONU, António Guterres, condenó los ataques terroristas contra los fieles que estaban en tres iglesias católicas en la ciudad indonesia de Surabaya, que provocaron grandes pérdidas humanas.
Escenario de un ataque ocurrido el 13 pasado eb Surabaya (Fuente: VNA)

Por medio de un comunicado, Guterres dijo estar "horrorizado por los informes de que algunos niños fueron utilizados para participar en los ataques".

También expresó sus condolencias a las familias de las víctimas y deseó una pronta recuperación de los heridos.

El máximo representante de Naciones Unidas reiteró el apoyo de la organización multilateral al Gobierno y al pueblo de Indonesia en sus esfuerzos por combatir y prevenir el terrorismo y el extremismo violento.

Además, alentó los esfuerzos para promover el pluralismo, la moderación y la tolerancia en ese país.

Tres consecutivas explosiones con bomba tuvieron lugar el 13 de mayo último en Surabaya, la segunda mayor ciudad de Indonesia, provocando la muerte de al menos 13 personas e hiriendo a decenas.

La investigación preliminar señala como culpable a una familia de seis miembros, integrados por un matrimonio y sus hijos, cuyas edades oscilar entre nueve y 18 años.

La policía informó que esos individuos están vinculados con el autodenominado Estado Islámico y formaban parte del grupo de los 500 indonesios repatriados por esa organización terrorista desde Siria.

Luego, una explosión ocurrió anoche en horas después del primer incidente un apartamento en Sidoarjo, a 34 kilómetros de Surabaya, dejando como saldo dos fallecidos y tres niños heridos. El lugar se encuentra detrás de una comisaría.

Con posterioridad, una explosión de bomba ocurrida en la madrugada de este lunes en una estación policial en la ciudad de Surabaya, dejó al menos 10 heridos, de ellos cuatro policías. – VNA