Singapur (VNA) - Las naciones del Sudeste Asiático deben intensificar su lucha contra la militancia religiosa enraizada en la región, incluido el estado Rakhine de Myanmar, subrayó el canciller de Singapur, Vivian Balakrishnan.
El canciller de Singapur, Vivian Balakrishnan (Fuente: VNA)

Afirmó que el debilitamiento del autodenominado Estado Islámico (EI) en el Medio Oriente y la reciente ocupación de la ciudad filipina de Marawi por hombres armados que apoyan al mencionado grupo terrorista han renovado la preocupación de que la región se convierta en un imán para los militantes.

Según él, muchos combatientes regresaron a Marawi y otras áreas de la región pueden convertirse en focos potenciales para los terroristas.

Singapur incluso tiene la preocupación de que el estado de Rakhine se convierta en otro santuario, otro semillero para el extremismo, agregó.

Durante el año pasado, Filipinas se enfrentó a la violencia militante más grave de la región, que comenzó cuando cientos de hombres armados, incluidos algunos de otras partes de la región, ocuparon Marawi.

Indonesia y Malasia informaron que miles de sus ciudadanos simpatizan con el EI y se cree que cientos viajaron a Siria para unirse al grupo.

Las autoridades indonesias interrumpieron el año pasado una conspiración de los militantes para lanzar un ataque en Singapur, país que ocupará el cargo rotativo de presidente de la ASEAN en 2018.-VNA