Manila, (VNA)- Al menos 31 personas en la región central de Filipinas resultaron muertas por deslizamientos de tierra e inundaciones provocadas por el tifón Kai- Tak, según el portavoz del presidente  Rodrigo Duterte, Harry Roque.



Durante una rueda de prensa efectuada en la provincia de Bilirán, Roque informó que 23 de esas víctimas mortales fueron oriundas de la localidad, cinco provinieron de la isla de Leyte, una de la provincia de Sámar Oriental y dos de Sámar.

De acuerdo con datos preliminares, se registran además hasta el momento otras 49 personas desaparecidas.

Se estima que más de 38 mil personas se vieron obligadas a evacuar de sus hogares por las inundaciones provocadas por tal fenómeno natural.

Mientras tanto, miles de turistas están atrapados en las localidades afectadas por el tifón a causa de la suspensión de los servicios de transporte. El sistema de suministro de electricidad también fue destruido.

De acuerdo con la oficina meteorológica filipina, el tifón cuenta con vientos sostenidos de alrededor de 100 kilómetros por hora y azota varias provincias norteñas y centrales.

Filipinas sufre promediamente 20 tifones al año, lo que afecta gravemente a la vida de millones de ciudadanos locales.

Mientras que en la isla de Java de Indonesia, al menos ocho mineros murieron, ocho resultaron heridos y numerosas personas se mantienen aún desaparecidas en un suceso referente a deslizamientos de tierras acontecidos en el volcán Monte Merapi.- VNA