Manila, 1 sep (VNA)- Al menos tres soldados murieron y otros 52 resultaron heridos durante enfrentamientos entre el Ejército y los insurgentes en la ciudad de Marawi, en el Sur de Filipinas, donde aún mantienen sus posiciones un grupo de 30 a 40 militantes afines al Estado Islámico (EI).
Soldados filipinos (Fuente: EPA/VNA)

La radio DZBB citó palabras de la portavoz militar Jo-ann Petinglay, quien informó que los soldados sufrieron graves heridas por la explosión de artefactos explosivos improvisados.

En otra entrevista, el coronel Romeo Brawner, subcomandante de la Fuerza de Tarea Conjunta de Marawi, informó que se ha preparado un plan final para aniquilar a los militantes del grupo insurgente Maute, el cual se implementará pronto.

Ratificó la necesidad de planificar cuidadosamente la ofensiva para garantizar la seguridad de las fuerzas gubernamentales y del número indeterminado de civiles que fueron tomados como rehenes por los militantes de Maute, agrupación afín al EI.

Agregó que hay indicios de que los militantes utilizarán a los rehenes como “escudos humanos” o para tareas suicidas.

El ejército filipino espera que la campaña pueda terminar en menos de un mes.

El conflicto se desencadenó el 23 de mayo y hasta ahora ha provocado la muerte de más de 800 personas y ha desplazado a más de 500 mil civiles. – VNA

VNA – REG