Ciudad Ho Chi Minh, 21 jul (VNA)- Los órganos de investigación de Vietnam se empeñan hoy en descubrir las instigaciones de las fuerzas hostiles y aplican sanciones drásticas contra los individuos involucrados en hechos de ese tipo.

Las fuerzas de seguridad escoltan a los involucrados en el caso (Fuente: VNA)


Entre las organizaciones hostiles exiliadas sobresalen las denominadas “Gobierno Nacional Provisional de Vietnam” y “Dinastía Viet Nguyen”, las que han realizado de forma constante acciones terroristas y de sabotaje, que violan las leyes del país.

De acuerdo con los órganos a cargo de las investigaciones, la organización reaccionaria “Gobierno Nacional Provisional de Vietnam”, fue fundada en Estados Unidos por Dao Minh Quan (o Dao Van, de 66 años de edad, con nacionalidad estadounidense y exmilitar del régimen de la República de Vietnam.

Ese grupo enlaza con los connacionales residentes dentro o fuera de Vietnam para llevar a cabo acciones de sabotaje.

A finales de 2016, Minh Quan (quien preside la citada organización), Pham Lisa (conocida también como Pham Thi Anh Dao, de 39 años de edad y con nacionalidad estadounidense) y otros sujetos, orientaron a través de las redes sociales a sus filiales en Vietnam  a incitar a otras personas a unírseles, crear grupos armados para realizar acciones terroristas, asesinar a funcionarios y destruir obras clave en el país.

Ante las incitaciones de esos sujetos, miembros de los grupos armados ejecutaron actividades terroristas.

Entre esas agrupaciones se encuentra la llamada “Fénix” (integrada por Thai Han Phong, Nguyen Duc Sinh, Nguyen Ngoc Tien, Dang Hoang Thien, Nguyen Thi Chung y Ngo Thi Tuong Vy), que incendió  el almacén de vehículos detenidos de la Policía de Tránsito de la ciudad de Bien Hoa, de la provincia sureña de Dong Nai, y que colocó bombas de gasolina en el aeropuerto de Tan Son Nhat, en Ciudad Ho Chi Minh, en abril pasado.

A su vez, el grupo “Dinastía Viet Nguyen”, originada del “Gobierno Nacional Provisional de Vietnam”, bombardeó la sede de la Policía del barrio 12, distrito de Tan Binh, Ciudad Ho Chi Minh. Ese atentado, cuyo instigador principal fue Nguyen Khanh (de 54 años de edad y residente en la provincia sureña de Dong Nai), dejó un saldo de tres heridos.

Nguyen Khanh confesó que mantiene estrechas relaciones con un exiliado que se nombra Ngo Hung, quien se autodenominó como Comandante en jefe del grupo “Dinastía Viet Nguyen” y que actualmente reside en Estados Unidos.

Ngo Hung “designó” a Nguyen Khanh el cargo de “alcalde de la zona autónoma de Dong Nai” y le encargó la tarea de crear artefactos explosivos para atacar bases de los órganos administrativos.

Esa realidad demuestra que las fuerzas hostiles no solo aprovechan los problemas sociales en Vietnam para incitar a los pobladores a participar en manifestaciones, sino que también organizan y dirigen a las filiales dentro del país para llevar a cabo acciones terroristas armadas peligrosas, sin importarle la seguridad tanto de la población civil como de sus propios miembros.

Al estar consciente de la creciente tendencia de esas acciones, las agencias de investigación y los órganos involucrados detuvieron de forma oportuna a esos sujetos a fin de garantizar la seguridad y el orden social.

En el juicio contra los sujetos involucrados en la colocación de bombas de gasolina en el aeropuerto Tan Son Nhat y el atentado acontecido en el almacén de vehículos detenidos de la Policía de Tránsito de Bien Hoa, el juzgado del Tribunal Popular de Ciudad Ho Chi Minh ratificó que las acciones cometidas por los imputados son peligrosas para la sociedad, perjudican la seguridad nacional y damnifican los bienes y la salud de la población.

Ante esas violaciones, el juzgado condenó a esos acusados a penas de cinco a 16 años de prisión por el delito de “realizar acciones terroristas contra la administración popular”.

En el futuro próximo, el Tribunal Popular de la mayor urbe survietnamita procesará a 12 acusados integrantes del grupo “Gobierno Nacional Provisional de Vietnam” por “realizar acciones para derrocar a la administración popular”.

Se trata de  medidas drásticas contra las fuerzas hostiles y también una alerta a la población para que tenga una clara percepción sobre estos actos.

Según el jefe de despacho del Comité Popular de Ciudad Ho Chi Minh, Vo Van Hoan, la influencia de las redes sociales es cada vez mayor, de ahí que circulen un sinnúmero de informaciones tergiversadas por la red de redes.
Ante esa realidad, el gobierno municipal presta mayor atención a las redes sociales a fin de evitar la propagación de noticias falsas y se empeña en difundir entre la población las políticas del Partido Comunista y el Estado.- VNA