Ottawa (VNA)- El gobierno de Canadá propuso a Filipinas que le devuelva los contenedores de basuras que una compañía de la nación norteamericana envió a Manila en 2013 y 2014, indican medios locales.  
Contenedor de basuras. (Fuente: newsinfo.inquirer.net)

Un portavoz de la canciller canadiense, Chrystia Freeland, informó que Ottawa propuso a Filipinas el traslado de los residuos a Canadá para destruirlos, y está esperando la respuesta de Manila, señala la agencia Canadian Press. 

Con anterioridad, el 23 de abril el presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, dijo que "declararía la guerra" a Canadá si no retira cien contenedores de basura de Manila. 

Esos recipientes de carga contienen desperdicios, incluidos pañales usados y residuos de cocina, que sufrieron un proceso de descomposición durante los casi seis años que llevan depositados un puerto cercano a la capital filipina.  

En 2016, un tribunal de Filipinas ordenó devolver esos residuos a Canadá, pero hasta el momento ha resultado imposible ejecutar tal decisión. 

Un abogado de la provincia de Columbia Británica presentó un escrito ante los tribunales  denunciando que Canadá violó el Convenio de Basilea, el cual prohíbe que las naciones desarrolladas envíen sus desechos tóxicos o peligrosos a las naciones en desarrollo sin un previo consentimiento de las mismas.

La semana pasada Sabrina Kim, secretaria de prensa del ministro de Medio Ambiente de Canadá, Catherine McKenna, afirmó que el gobierno de su país se compromete a trabajar con Filipinas para resolver este problema. – VNA