Manila (VNA) - El presidente filipino, Rodrigo Duterte, dijo que "declararía la guerra"  a Canadá si no retira cien contenedores de basura que una compañía de ese país envió a Manila entre 2013 y 2014, como supuestos plásticos para reciclar. 
Un contenedor de residuos de Canadá enviado a Filipinas. (Fuente: eco-business.com)

La aduana filipina detectó que esos recipientes de carga contenían desperdicios, incluidos pañales usados y residuos de cocina, que sufrieron un proceso de descomposición durante los casi seis años que llevan depositados un puerto cercano a Manila.  

En 2016, un tribunal de Filipinas ordenó devolver esos residuos a Canadá, pero hasta el momento ha resultado imposible ejecutar tal decisión. 

La semana pasada, un abogado de la provincia de Columbia Británica presentó un escrito ante los tribunales  denunciando que Canadá violó el Convenio de Basilea, el cual prohíbe que las naciones desarrolladas envíen sus desechos tóxicos o peligrosos a las naciones en desarrollo sin un previo consentimiento de las mismas.

A principios de este mes, varios grupos ambientalistas enviaron una carta al primer ministro, Justin Trudeau pidiendo que Canadá recoja esa basura enviada ilegalmente a Filipinas.-VNA