Buscan soluciones para sector de calzado de Vietnam en medio del COVID-19 hinh anh 1Producción de zapatos de cuero en Vietnam (Fuente: VNA)

Hanoi, 15 feb (VNA) - El valor de las exportaciones del sector de calzado de Vietnam totalizó solo 19 mil 500 millones de dólares en 2020, una reducción interanual de 11,5 por ciento, ya que la pandemia de COVID-19 aún afecta de manera negativa a este rubro, especialmente en los dos mercados principales, la Unión Europea y Estados Unidos. 

A pesar de que en este momento la epidemia básicamente se controla en Vietnam y las empresas volvieron a recibir grandes pedidos, los expertos aún prevén que la situación difícil se extenderá hasta finales de 2021. 

Según Phan Thi Thanh Xuan, experta del proyecto de fortalecimiento de la reforma y de mejora de la capacidad de las pequeñas y medianas empresas (patrocinado por la Agencia estadounidense para el Desarrollo Internacional), cuando la pandemia estalló a principios de 2020, la mayoría de las empresas solo mantuvieron su producción hasta la primera semana de marzo de 2020. Después de ese período, los mercados europeos y estadounidenses colapsaron, la mayoría de las tiendas de calzado suspendieron sus operaciones, los ingresos entraron en “caída libre”.  

Además, la pandemia prolongada cambió la tendencia y los hábitos de los consumidores. Más de 60 por ciento de las personas disminuyeron su demanda de bienes de moda, el 65 por ciento cambiaron al consumo de productos de confecciones textiles básicos y duraderos, mientras al 67 por ciento les preocupa la calidad del entorno laboral de las empresas manufactureras. 

Buscan soluciones para sector de calzado de Vietnam en medio del COVID-19 hinh anh 2El sector de calzado de Vietnam busca soluciones ante el COVID-19 (Fuente: VNA)


Hasta el momento, las empresas enfrentan varias dificultades en la búsqueda de clientes y la transformación adecuada en la producción para adaptarse a los cambios del mercado.

Con el fin de superar las dificultades, las empresas no tienen otra manera que transformar las actividades productivas. Las más urgentes son inversión en automatización, mejora de rendimiento, recorte de costo, construcción de cadena de producción cerrada, independencia de importaciones de materias primas, entre otros. 

De acuerdo con expertos, empresas vietnamitas necesitan reconocer los problemas de la industria del calzado nacional como la dependencia de contratos con entidades extranjeras, la escasez de recursos humanos e informaciones sobre el mercado, la insuficiencia en la construcción de marcas empresariales y el desequilibrio entre los procesos de producción.

Con respecto a las cadenas de valor, la mayoría de las compañías dependen de las materias importadas, por lo que reportan varias dificultades en el cumplimiento de los requerimientos de orígenes de productos en los tratados de libre comercio. 

Por otro lado, la industria de la moda requiere mayor inversión, especialmente en el establecimiento de las cadenas de producción, el mejoramiento de la transparencia en la verificación de origen y el despliegue de las políticas favorables. 

Según el presidente de la Asociación de Calzado, Nguyen Duc Thuan, el 60 por ciento de los 20 mil millones de sandalias producidas en el mundo se elaboran en China, mientras que solo el cinco por ciento se fabrican en Vietnam. Sin embargo, el país indochino registra actualmente una alta tendencia de transmisión de contratos de China.

Mientras, el viceministro de Industria y Comercio, Cao Quoc Hung, confirmó que su entidad sigue desplegando soluciones para garantizar el desarrollo sostenible de la industria del calzado, tal como el robustecimiento de la producción de las materias primas, la formación de las cadenas de valor nacionales y el mejoramiento de los recursos humanos.

Además, subrayó los esfuerzos para satisfacer los estándares internacionales relacionados con el medio ambiente, la seguridad, el trabajo y el desarrollo sostenible; lo cual genera una base firme para las empresas nacionales en la penetración al mercado mundial./.

(OK PARA TET) Buscan soluciones para sector de calzado de Vietnam en medio del COVID-19


Hanoi, (VNA) - El valor de las exportaciones del sector de calzado de Vietnam totalizó solo 19 mil 500 millones de dólares en 2020, una reducción interanual de 11,5 por ciento, ya que la pandemia de COVID-19 aún afecta de manera negativa a este rubro, especialmente en los dos mercados principales, la Unión Europea y Estados Unidos. 


A pesar de que en este momento la epidemia básicamente se controla en Vietnam y las empresas volvieron a recibir grandes pedidos, los expertos aún prevén que la situación difícil se extenderá hasta finales de 2021. 


Según Phan Thi Thanh Xuan, experta del proyecto de fortalecimiento de la reforma y de mejora de la capacidad de las pequeñas y medianas empresas (patrocinado por la Agencia estadounidense para el Desarrollo Internacional), cuando la pandemia estalló a principios de 2020, la mayoría de las empresas solo mantuvieron su producción hasta la primera semana de marzo de 2020. Después de ese período, los mercados europeos y estadounidenses colapsaron, la mayoría de las tiendas de calzado suspendieron sus operaciones, los ingresos entraron en “caída libre”.  


Además, la pandemia prolongada cambió la tendencia y los hábitos de los consumidores. Más de 60 por ciento de las personas disminuyeron su demanda de bienes de moda, el 65 por ciento cambiaron al consumo de productos de confecciones textiles básicos y duraderos, mientras al 67 por ciento les preocupa la calidad del entorno laboral de las empresas manufactureras. 


Hasta el momento, las empresas enfrentan varias dificultades en la búsqueda de clientes y la transformación adecuada en la producción para adaptarse a los cambios del mercado.


Con el fin de superar las dificultades, las empresas no tienen otra manera que transformar las actividades productivas. Las más urgentes son inversión en automatización, mejora de rendimiento, recorte de costo, construcción de cadena de producción cerrada, independencia de importaciones de materias primas, entre otros. 


De acuerdo con expertos, empresas vietnamitas necesitan reconocer los problemas de la industria del calzado nacional como la dependencia de contratos con entidades extranjeras, la escasez de recursos humanos e informaciones sobre el mercado, la insuficiencia en la construcción de marcas empresariales y el desequilibrio entre los procesos de producción.


Con respecto a las cadenas de valor, la mayoría de las compañías dependen de las materias importadas, por lo que reportan varias dificultades en el cumplimiento de los requerimientos de orígenes de productos en los tratados de libre comercio. 


Por otro lado, la industria de la moda requiere mayor inversión, especialmente en el establecimiento de las cadenas de producción, el mejoramiento de la transparencia en la verificación de origen y el despliegue de las políticas favorables. 


Según el presidente de la Asociación de Calzado, Nguyen Duc Thuan, el 60 por ciento de los 20 mil millones de sandalias producidas en el mundo se elaboran en China, mientras que solo el cinco por ciento se fabrican en Vietnam. Sin embargo, el país indochino registra actualmente una alta tendencia de transmisión de contratos de China.


Mientras, el viceministro de Industria y Comercio, Cao Quoc Hung, confirmó que su entidad sigue desplegando soluciones para garantizar el desarrollo sostenible de la industria del calzado, tal como el robustecimiento de la producción de las materias primas, la formación de las cadenas de valor nacionales y el mejoramiento de los recursos humanos.


Además, subrayó los esfuerzos para satisfacer los estándares internacionales relacionados con el medio ambiente, la seguridad, el trabajo y el desarrollo sostenible; lo cual genera una base firme para las empresas nacionales en la penetración al mercado mundial./.

(OK PARA TET) Buscan soluciones para sector de calzado de Vietnam en medio del COVID-19


Hanoi, (VNA) - El valor de las exportaciones del sector de calzado de Vietnam totalizó solo 19 mil 500 millones de dólares en 2020, una reducción interanual de 11,5 por ciento, ya que la pandemia de COVID-19 aún afecta de manera negativa a este rubro, especialmente en los dos mercados principales, la Unión Europea y Estados Unidos. 


A pesar de que en este momento la epidemia básicamente se controla en Vietnam y las empresas volvieron a recibir grandes pedidos, los expertos aún prevén que la situación difícil se extenderá hasta finales de 2021. 


Según Phan Thi Thanh Xuan, experta del proyecto de fortalecimiento de la reforma y de mejora de la capacidad de las pequeñas y medianas empresas (patrocinado por la Agencia estadounidense para el Desarrollo Internacional), cuando la pandemia estalló a principios de 2020, la mayoría de las empresas solo mantuvieron su producción hasta la primera semana de marzo de 2020. Después de ese período, los mercados europeos y estadounidenses colapsaron, la mayoría de las tiendas de calzado suspendieron sus operaciones, los ingresos entraron en “caída libre”.  


Además, la pandemia prolongada cambió la tendencia y los hábitos de los consumidores. Más de 60 por ciento de las personas disminuyeron su demanda de bienes de moda, el 65 por ciento cambiaron al consumo de productos de confecciones textiles básicos y duraderos, mientras al 67 por ciento les preocupa la calidad del entorno laboral de las empresas manufactureras. 


Hasta el momento, las empresas enfrentan varias dificultades en la búsqueda de clientes y la transformación adecuada en la producción para adaptarse a los cambios del mercado.


Con el fin de superar las dificultades, las empresas no tienen otra manera que transformar las actividades productivas. Las más urgentes son inversión en automatización, mejora de rendimiento, recorte de costo, construcción de cadena de producción cerrada, independencia de importaciones de materias primas, entre otros. 


De acuerdo con expertos, empresas vietnamitas necesitan reconocer los problemas de la industria del calzado nacional como la dependencia de contratos con entidades extranjeras, la escasez de recursos humanos e informaciones sobre el mercado, la insuficiencia en la construcción de marcas empresariales y el desequilibrio entre los procesos de producción.


Con respecto a las cadenas de valor, la mayoría de las compañías dependen de las materias importadas, por lo que reportan varias dificultades en el cumplimiento de los requerimientos de orígenes de productos en los tratados de libre comercio. 


Por otro lado, la industria de la moda requiere mayor inversión, especialmente en el establecimiento de las cadenas de producción, el mejoramiento de la transparencia en la verificación de origen y el despliegue de las políticas favorables. 


Según el presidente de la Asociación de Calzado, Nguyen Duc Thuan, el 60 por ciento de los 20 mil millones de sandalias producidas en el mundo se elaboran en China, mientras que solo el cinco por ciento se fabrican en Vietnam. Sin embargo, el país indochino registra actualmente una alta tendencia de transmisión de contratos de China.


Mientras, el viceministro de Industria y Comercio, Cao Quoc Hung, confirmó que su entidad sigue desplegando soluciones para garantizar el desarrollo sostenible de la industria del calzado, tal como el robustecimiento de la producción de las materias primas, la formación de las cadenas de valor nacionales y el mejoramiento de los recursos humanos.


Además, subrayó los esfuerzos para satisfacer los estándares internacionales relacionados con el medio ambiente, la seguridad, el trabajo y el desarrollo sostenible; lo cual genera una base firme para las empresas nacionales en la penetración al mercado mundial./.
VNA