Phnom Penh, (VNA) - Camboya deportó a 61 ciudadanos chinos buscados bajo sospechas de ejecutar operaciones de estafa telefónica para defraudar a sus víctimas en China.

Foto de ilustración (Fuente: VNA)


La policía camboyana informó que el Departamento de Inmigración expulsó a 61 sospechosos chinos, incluidas 13 mujeres, que presuntamente hicieron llamadas telefónicas a personas en China para pedir extorsión, engañándoles que sus familiares habían sido mantenidos cautivos o inventando otras razones falsas. 

Fueron capturados en campañas del 17 al 21 de octubre en Phnom Penh, Kandal y Preah Sihanouk.

La policía también detuvo y repatrió a 74 sospechosos de Camboya en otra operación a principios de octubre.

Desde noviembre de 2015, Camboya expulsó a más de 200 ciudadanos chinos en la represión de estafas por Internet y teléfonos. 

El fraude telefónico ha costado millones de dólares en pérdidas financieras a los chinos y conducido a algunas víctimas al suicidio.

Camboya ha sido elegida como destino para llevar a cabo actividades delictivas, incluida la extorsión monetaria. Las autoridades camboyanas están promoviendo campañas para capturar a cientos de sospechosos. VNA