La Haya, 18 mar (VNA) El Juez de la Corte Penal Internacional (CPI), O-Gon Kwon, expresó su pesar por la retirada de Filipinas del Estatuto de Roma y advirtió que esta salida tendría un impacto negativo en los esfuerzos de la corte para castigar crímenes.
El Juez de la Corte Penal Internacional (CPI), O-Gon Kwon (Fuente:Airang)

Hizo un llamamiento a Filipinas para que reconsidere su decisión, se quede en la CPI y hable sobre las diferencias en lugar de abandonarla.

Esta respuesta se produce después de que el gobierno de Filipinas presentara en la oficina del secretario general de las Naciones Unidas en Nueva York el documento para solicitar la retirada del país de la CPI.

La solicitud atribuye la retirada del país del Estatuto de Roma, instrumento constitutivo de la CPI adoptado en 1998, a "la postura de principio de Filipinas contra aquellos que politizan y convierten en armas los derechos humanos".

La salida de un Estado de la CPI solo puede hacerse efectiva un año después de que el secretario general de la ONU reciba la correspondiente notificación por escrito, según el artículo 127 del Estatuto de Roma.

Con anterioridad, la CPI, con sede en La Haya, informó sobre el inicio de una investigación preliminar sobre la supuesta violación de los derechos humanos en la lucha antidroga en Filipinas.

Luego de asumir el poder en 2016, Duterte ordenó el emprendimiento de campañas de redada antidroga para garantizar el orden social.

Datos oficiales señalan que las fuerzas policíacas del país sudesteasiático aniquilaron a alrededor de cuatro mil presuntos traficantes y consumidores en esas operaciones.

El presidente Duterte suspendió temporalmente la ofensiva en enero de 2017 y le confió nuevamente la misión al cuerpo policial a finales de ese año.

La policía niega las acusaciones de la comunidad internacional y asegura que un tercio de las víctimas murió por disparos de los agentes en defensa propia, señalan medios de prensa.

El Estatuto de Roma es el instrumento constitutivo de la Corte Penal Internacional. Fue adoptado en la ciudad de Roma, Italia, el 17 de julio de 1998, durante la "Conferencia Diplomática de plenipotenciarios de las Naciones Unidas sobre el establecimiento de una Corte Penal Internacional".

La CPI, integrada por 123 miembros, es un tribunal de justicia internacional permanente cuya misión es juzgar a las personas acusadas de cometer crímenes de genocidio, de guerra, de agresión y de lesa humanidad. - VNA

VNA- INTER