Phnom Penh, (VNA)- El gobierno de Camboya planteó una serie de medidas para apoyar a los productores y exportadores del país en el caso de que la Unión Europea (UE) retire el programa preferencial Todo Menos Armamento (EBA, por sus siglas en inglés).
Fábrica textil en Camboya (Fuente: VNA)

Según el comunicado del Ministerio de Comercio de Camboya (MCC), publicado la víspera, a las entidades nacionales se les eximirá del costo de gestión de exportaciones (EMF, en inglés).

Precisó la fuente que esas compañías se beneficiarán de la eliminación del pago de las tarifas por el certificado de origen y de los requisitos de ese procedimiento, si sus socios no lo solicitan.

En tanto, esa cartera retiró a los empleados de la Agencia antifraude e inspección de importación y exportación (CamControl) en los puertos fronterizos del país, con el fin de facilitar las actividades comerciales.

Por otro lado, los ministerios y departamentos competentes de la nación indochina revisaron otras medidas para reducir los costos de producción, transporte, y los precios de electricidad.

De acuerdo con el MCC, esos programas de apoyo podrían costar al país millones de dólares cada año.

Por otra parte, el primer ministro camboyano, Samdech Hun Sen, afirmó ayer en su cuenta de Facebook que la nación se mantendrá firme y seguirá creciendo. 

Según el jefe de Gobierno, las autoridades camboyanas continuarán reduciendo el costo de la inspección de mercancías y otros procedimientos aduaneros.

La UE anunció este lunes que iniciara un proceso de monitoreo intensivo de 18 meses para decidir el retiro de Camboya del programa EBA, una iniciativa destinada a ayudar a los países con menos recursos mediante la exención de tarifas e imposición de cuotas. 

Ese movimiento podría afectar severamente a los sectores de confecciones textiles y de calzado del país indochino, cuyo valor de exportación a la UE ascendió el pasado año a cuatro mil millones de dólares. 

Camboya es el sexto proveedor de productos textiles de la comunidad europea. Alrededor de 700 mil trabajadores camboyanos trabajan en este sector. 

Según la Asociación de Productores Textiles de Camboya, si la Unión Europea recorta el EBA, la tarifa aplicada a los productos textiles de este país aumentará un 12 por ciento, mientras al calzado se duplicará al 17 por ciento. 

La medida provoca a esta nación una pérdida estimada en 700 millones de dólares anuales. – VNA