Hanoi (VNA)- Durante mucho tiempo, cuando el Año Nuevo Lunar (o Tet) llega, el pueblo vietnamita compra deliciosas especialidades para honrar a sus antepasados, compartir entre los miembros de la familia y disfrutar durante las vacaciones.


La costumbre se ha convertido en una tradición que muestra el estilo de comer y vivir de los vietnamitas y también refleja una característica cultural única en cada región del país. 

Los vietnamitas siempre decoran una bandeja con cinco frutas para orar por la salud, la suerte y la prosperidad en el Año Nuevo Lunar. Las frutas populares pueden ser guanábanas, cocos, papayas (frutabomba) y mangos, porque sus nombres en la pronunciación de los sureños tienen significaciones que expresan el deseo de un año justo con suficientes recursos para la familia como tortugas (carey o los trioníquidos), focha común (Fulica atra), nidos de salangana nidoblanco (Aerodramus fuciphagus) y gallo de nueve espolones, servidos al rey, mandarinas o familias ricas. Para la gente común, por lo general, era carne de cerdo, pastel cuadrado de arroz glutinoso (llamado Banh chung), cebollas saladas, brotes de bambú...

Con el desarrollo de la sociedad, esas especialidades están más disponibles tanto para los ricos como para los pobres.

Las más populares incluyen pollos especiales criados por los aldeanos de la comuna de Dong Tao, pomelos de Dien, flores de melocotón de Nhat Tan, mano de Buda y plátanos de Dai Hoang (en el norte); flores de trinitaria (bugambilia) de Thanh Tien, pinturas elaboradas en la comuna de Sinh y comida presentada con la forma de la ciudad imperial de Hue (en la región central); flores de albaricoque, pomelos de Tan Trieu y pastel redondo de arroz glutinoso  (Banh tet, en el sur).

Las familias pudientes podían comprar alimentos caros y exquisitos y solían ser servidos a la familia real para sus vacaciones del Tet, tales como nidos del salangana, pescados especiales (Semilabeo notabilis y Hemibagrus) o pollos de nueve espolones.

El Año Nuevo Lunar, llamado Tet por el pueblo vietnamita, es la fiesta más importante del año. El Tet se celebra desde los primeros tres días de enero lunar, y es una ocasión para reuniones familiares y recordación de los antepasados, disfrutar de un tiempo juntos, e intercambiar los mejores deseos y buena suerte durante todo el año.

La comida del Tet en Vietnam es única en cada región, pero siempre es llamativa, deliciosa y nutritiva.

Por ejemplo, en el delta del río Rojo, hay muchos pueblos artesanales, cada uno de los cuales es famoso por sus propias especialidades del Tet, como la comuna de Uoc Le, donde los aldeanos hacen pasteles cuadrados de arroz glutinoso y gio cha (jamón o salchicha de Vietnam). La comarca de Xuan Dinh es popular por sus caramelos y mermeladas, y la de Dai Hoang (provincia de Nam Dinh) es bien conocida por sus pescados cocidos.

En Hue, antigua ciudad imperial de la última dinastía feudal de Vietnam, se han conservado las costumbres tradicionales del Tet. En el pasado, había dos formas de celebrarlo, el Tet real y el Tet popular. Ahora, con los cambios históricos y el desarrollo, se han mezclado en uno solo.

Las mujeres de Hue, mayores o jóvenes, suelen mostrar sus habilidades en la cocina con sus apetitosas comidas y la repostería, y decoran sus casas maravillosamente. Los alimentos pueden ser salados o dulces. Los primeros, como rollitos de primavera, pasteles de cerdo o de ternera y tortas de arroz glutinoso se pueden comer con verduras, mientras que los dulces incluyen pasteles y mermeladas de diferentes tipos de frutas y verduras. Además, las mujeres de Hue son muy hábiles en la comida vegetariana.

En el sur, en la bandeja de alimentos para adorar a los antepasados, o para los miembros de la familia y amigos, siempre hay comida deliciosa, como pastel redondo de arroz glutinoso (Banh tet), cerdo asado, pasteles y salchichas de cerdo. La comida es ofrecida primero a los antepasados, luego servida a la familia.

En el norte, los pasteles de arroz glutinoso se hacen cuadrados y se llaman Banh chung, mientras que en el sur son cilíndricos y tiene el nombre de Banh tet. Las tortas de arroz glutinoso se consideran un símbolo de una vida próspera a través del año. La gente del sur hace Banh tet con diferentes tipos de relleno: salado con cerdo y judías verdes y mezclado con más ingredientes; dulce; y pasteles vegetarianos sin ningún relleno.

Además de los alimentos cocinados, las especialidades del Tet también incluyen frutas y artículos decorativos para embellecer las casas, como flores de durazno, albaricoques, pinturas populares, pomelos, manzanas, naranjas y plátanos.

Los artículos decorativos se compran en función del gusto de los propietarios. La gente en Hue prefiere decorar su hogar con pinturas populares de la comuna de Sinh o flores de trinitaria de Thanh Tien. A los sureños les gusta usar diferentes tipos de fruta disponibles en la región y ensamblarlos en bellas formas.

También prefieren los árboles de albaricoque con flores amarillas para colocar en el frente de sus casas, pues creen que les traerá buena suerte durante todo el año.

Las frutas populares pueden ser guanábanas, cocos, papayas (frutabomba) y mangos, porque sus nombres en la pronunciación de los sureños tienen significaciones que expresan el deseo de un año justo con suficientes recursos para la familia.

El pueblo vietnamita respeta la filosofía moral de "Cuando bebas agua, debes pensar en la fuente". Durante el Tet, siempre se presentan unos a otros deliciosos alimentos, frutas y verduras, pasteles y caramelos. Los jóvenes dan a los mayores regalos para mostrar su respeto y gratitud. Por ejemplo, los estudiantes obsequian a sus profesores el gallo; los hijos e hijas presentan a sus padres ropa nueva o telas agradables; los amigos cercanos intercambian pinturas o un par de frases paralelas para mostrar su estrecha amistad.

El pueblo vietnamita goza materialmente y espiritualmente el Tet. Desde las grandes ciudades hasta las pequeñas, en las zonas urbanas o rurales, se ven imágenes del Tet y las calles y tiendas están muy concurridas.

Durante el Tet, la gente se visita, se divierte, dispone de comida y bebidas, y se saluda mutuamente con deseos de suerte y felicidad. El ambiente es muy alegre y relajado.

Esta costumbre cultural refleja la relación duradera del pueblo vietnamita no solo en el seno de las familias, sino también en los lugares nativos en todo el país.-VNA

VNA- CUL