Reserva de una compañía procesadora de productos agrícolas en la provincia central de Binh Dinh. (Fuente: VNA)
Hanoi, (VNA)- Las empresas exportadoras de arroz de Vietnam deben mantener la vigilancia ante los impactos de la guerra comercial Estados Unidos- China, a fin de prepararse para la adaptación de soluciones adecuadas, aconsejaron especialistas nacionales.

Según los comerciantes, existe hoy una preocupación por la falsificación de los productos vietnamitas pero de origen chino para la exportación al país norteño.

Esa situación originará la aplicación de medidas de defensa comercial en las mercancías del país indochino, remarcaron.

El director del Programa de enseñanza de Economía de la Universidad Fullbright Vietnam, Nguyen Xuan Thanh, advirtió sobre las graves consecuencias si no se adoptan medidas preventivas drásticas contra esas acciones.

Según Xuan Thanh, debido a la tensión comercial, esas dos potencias endurecen aún más las políticas de importación y adoptan exigencias aún más estrictas, factores que provocan ciertas dificultades para la venta de arroz vietnamita a China y a Estados Unidos.

En tanto, el director de makerting de la corporación nacional Phat Tai, Peter Doan, informó que el cereal de su entidad está hoy presente en varios mercados como Filipinas, Timor Este y Malasia y prevé introducirse en Europa, Japón y otros países poblados.

Sin embargo, aún no piensa en presentar sus productos en Estados Unidos, debido a los altos requisitos referentes a la cuestión técnica y la calidad y también la exigencia de recibir certificado de la Administración de Alimentos y Medicamentos.

Asimismo, subrayó que varias compañías también suspendieron temporalmente el envío de arroz a China, por los criterios estrictos de Beijing.

Por otra parte, Peter Doan manifestó su inquietud por la tendencia china de cambiar el destino de producción arrocera a Vietnam, lo que generará ciertos desafíos para el sector del país indochino.

A su vez, Vu Nguyen, representante del grupo Phoenix en Vietnam, una entidad estadounidense dedicada a la fabricación de envases de plástico y papel para el sector alimenticio, recomendó estrechar el control de la calidad y el origen del rubro.- VNA