Hanoi (VNA) Al acercarse la tradicional fiesta del Tet, las calles de Vietnam visten nuevas galas y por doquier, a modo de adornos, se ven ramas de melocotoneros rosados y de ochna integerrima amarillos.
Atmósfera del Tet en Vietnam (Fuente: VNA)

No solo los vietnamitas, también los extranjeros que residen en el país por diversos motivos se sienten invadidos por la alegría que trae la nueva primavera.

Sofia Kukkonen, una pintora de Finlandia incluida en el top-ten de los artistas contemporáneos de esa nación europea, confesó sentirse impactada por el ajetreo y el bullicio que se observa en las calles, llenas de puestos a los que concurren los ciudadanos para comprar flores, alimentos propios de esta época del año, regalos y artículos decorativos, todos con la alegría del Tet reflejada en los rostros.

Por su parte, el británico Kuke Basford, de 32 años y profesor de inglés en la Escuela Internacional Vietnam-Australia, en Hanoi informó que viajará a la isla survietnamita de Phu Quoc porque sabe de sus atractivos turísticos, pero sobre todo para apreciar el ambiente festivo imperante allí.

Mientras, su compañero Bobby Webber expresó que en las calles es perceptible la atmósfera festiva, con las personas comprando bonsáis, ropas y comidas tradicionales, limpiando y decorando las casas.

“La Fiesta del Año Nuevo es una oportunidad para mí de disfrutar los platos tradicionales de Vietnam, especialmente el “banh chung” (pastel con arroz glutinoso, frijol verde, cerdo y otros ingredientes). Me gusta mucho el significado de su leyenda”, emocionó. –VNA