Yakarta, (VNA) Una familia relacionada con la organización autodenominada Estado Islámico fue responsable de los ataques suicidas con explosivos ocurridos en tres iglesias católicas en la ciudad Surabaya, en la provincia indonesia de Java Oriental, que dejaron hasta el momento 13 personas fallecidas y 40 heridas, informó la policía local.

Escena del ataque con bombas en Surabaya (Fuente: VNA)
 

De acuerdo con el portavoz de la Policía provincial, Frans Burung Mangera, la familia, integrada por un hombre, su esposa, dos hijas de nueve y 12 años de edad, y dos hijos de 16 y 18 años de edad, forman parte del grupo de 500 indonesios militantes del EI que repatriaron de Siria.

En los atentados que acontecieron la víspera, el hombre detonó una bomba en la Iglesia Central de Pentecostés, mientras que la esposa y dos hijas hicieron estallar una segunda en la Iglesia Cristiana Indonesia.

Al mismo tiempo, los dos hijos perpetraron un ataque suicida en la Iglesia Católica de Santa María.

El vocero de la Agencia nacional de Inteligencia, Wawan Purwanto, afirmó que los ataques se realizaron supuestamente por miembros de la organización Jemaah Ansharut Daulah.

El presidente indonesio, Joko Widodo, condenó los ataques suicidas y ordenó a las fuerzas de seguridad a impulsar las investigaciones para arrestar a los culpables. –VNA