Manila (VNA)- El ejército filipino advirtió que los pistoleros expulsados meses atrás de la ciudad de Marawi, en el sur de este país, aún deben abandonar su objetivo de crear un califato en el Sudeste Asiático.
Combatientes filipinos en Marawi (Fuente: VNA)

El coronel Romeo Brawner, comandante de una fuerza de tarea militar basada en Marawi, dijo que los pistoleros consideran Mindanao el terreno más fértil para construir el califato.

Agregó que han reunido una fuerza de unos 200 combatientes y han librado una serie de escaramuzas con las fuerzas de seguridad en lo que va del año.

Según él, los hombres armados lideran los esfuerzos de reclutamiento, y los reclutas son principalmente locales y un número no especificado de indonesios con algunos capaces de fabricar bombas.

Brawner reveló que las fuerzas armadas del gobierno están fortaleciendo su capacidad para enfrentar los desafíos del grupo terrorista Maute.

Las autoridades filipinas impusieron la ley marcial a Mindanao en mayo pasado cuando los enfrentamientos en Marawi se cobraron más de mil vidas y obligaron a otras 500 mil a evacuar.

La ley marcial duró cinco meses hasta que las fuerzas gubernamentales liberaron la ciudad en octubre.

Sin embargo, el presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, decidió prolongar hasta finales de 2018 la vigencia de la ley marcial en la región de Mindanao con el fin de respaldar la lucha contra los grupos insurgentes. – VNA