Manila (VNA) – Filipinas suspenderá en los próximos seis meses las actividades turísticas en la isla Boracay, conocida como “paraíso vacacionista” de ese país, para solucionar los problemas relacionados con el agua residual y el medio ambiente. 
Isla Boracay (Fuente: TripAdvisor)

En una declaración publicada la víspera en Twitter, Harry Roque, vocero del presidente Rodrigo Duterte, afirmó que la medida se aplicará a partir del 26 de este mes. 

Con anterioridad, el subsecretario del Departamento de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Jonas Leones, declaró que esta decisión comprende también la suspensión de los servicios aéreos y marítimos. 

En la actualidad 17 mil personas trabajan en más de 500 hoteles, y otras 11 mil en los nuevos proyectos de construcción en Boracay. En ese sentido, surge la preocupación por la vida y el futuro de esos trabajadores, así como el ingreso anual de más de mil millones de dólares de la industria del ocio. 

En febrero pasado el presidente Duterte argumentó que los hoteles, restaurantes y proveedores de otros servicios en Boracay dañaron el entorno natural de esa isla, al verter directamente aguas residuales no tratadas en el mar. 

Se estima que alrededor de 300 empresas ignoraron las normas de saneamiento.  

Autoridades filipinas afirmaron que pese a las pérdidas que provocará el cierre de Boracay, esa disposición es necesaria para recuperar el ecosistema marino, al tiempo que especificaron que la restricción es temporal. 

Sin embargo, la Asociación Empresarial de Boracay propuso que el gobierno suspenda las actividades de las compañías que violaron la ley. De hecho, antes de anunciaran la decisión, las empresas ya enfrentaban la reducción de turistas en la isla. – VNA