Manila (VNA) - El presidente filipino, Rodrigo Duterte, solicitó al ejército que reclute más soldados y organice otros 10 batallones de infantería para perseguir a los insurgentes aliados del autodenominado Estado Islámico (EI), días después del final de la batalla de Marawi.
Soldados filipinos realizan operaciones en Marawi (Fuente: VNA)

En declaraciones a la prensa, el nuevo jefe del Estado Mayor general de las Fuerzas Armadas de Filipinas, general Rey Leonardo Guerrero, hizo hincapié en que el Ejército está manteniendo sus esfuerzos para acabar con los insurgentes y poner fin a los conflictos en este país.

Según el alto jefe castrense, el presidente filipino también pidió a las Fuerzas Armadas que derroten al grupo guerrillero Nuevo Ejército Popular (NPA).

Con anterioridad, el ministro filipino de Defensa, Delfin Lorenzana, anunció el lunes que el asedio a la ciudad de Marawi había terminado, cinco meses después de que comenzaran los enfrentamientos entre las tropas gubernamentales y los rebeldes vinculados al EI.

Según datos oficiales, las fuerzas gubernamentales eliminaron 919 extremistas, mientras 165 soldados y policías perdieron sus vidas, y otros mil 700 resultaron heridos en los enfrentamientos en Marawi. Unas 400 mil personas se vieron obligadas a abandonar sus casas debido al conflicto. – VNA