Manila, 14 mar (VNA)- El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, anunció hoy el retiro de su país del Estatuto de Roma referente al establecimiento de la Corte Penal Internacional (ICC, por su siglas en inglés).

En su declaración, el dirigente filipino afirmó que esa decisión tiene efecto inmediato.

Con anterioridad, la ICC, con sede en La Haya, informó sobre el inicio de una investigación preliminar sobre la supuesta violación de los derechos humanos en la lucha antidroga en Filipinas.

Luego de asumir el poder en 2016, Duterte ordenó el emprendimiento de campañas de redada antidroga para garantizar el orden social.

Datos oficiales señalan que las fuerzas policíacas del país sudesteasiático aniquilaron a alrededor de cuatro mil presuntos traficantes y consumidores en esas operaciones.

El presidente Duterte suspendió temporalmente la ofensiva en enero de 2017 y le confió nuevamente la misión al cuerpo policial a finales de ese año.

La policía niega las acusaciones de la comunidad internacional y asegura que un tercio de las víctimas murió por disparos de los agentes en defensa propia, señalan medios de prensa.

El Estatuto de Roma es el instrumento constitutivo de la Corte Penal Internacional. Fue adoptado en la ciudad de Roma, Italia, el 17 de julio de 1998, durante la "Conferencia Diplomática de plenipotenciarios de las Naciones Unidas sobre el establecimiento de una Corte Penal Internacional".

La ICC, integrada por 123 miembros, es un tribunal de justicia internacional permanente cuya misión es juzgar a las personas acusadas de cometer crímenes de genocidio, de guerra, de agresión y de lesa humanidad. - VNA

VNA- INTER