Singapur, (VNA) - El presidente filipino, Rodrigo Duterte, y el primer ministro japonés, Shinzo Abe, reafirmaron el mantenimiento de la libertad de navegación en el Mar del Este, una vía marítima vital para las naciones del sudeste asiático.
El presidente filipino, Rodrigo Duterte, y el primer ministro japonés, Shinzo Abe (Fuente: AP)

Duterte y Abe tuvieron una reunión bilateral “productiva y fructífera” justo después del cierre de la 33 Cumbre de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) en Singapur la semana pasada.

Los dos dirigentes  deliberaron las cuestiones pendientes relacionadas con el Mar del Este, reveló el portavoz de la Presidencia de Filipinas, Salvador Panelo, en un comunicado.

Precisó que el presidente Duterte destacó el compromiso de Manila de defender los principios de libertad de navegación marítima y aérea, de comercio y otras actividades legales, ejercicio de autocontrol y la solución pacífica de las disputas.

Aunque Japón no es un reclamante en el Mar del Este, ese país considera la vía marítima como vital para el comercio en la región.

También en relación con el tema, el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, pidió a la ASEAN que finalice pronto un Código de Conducta efectivo de las partes concernientes en el Mar del Este (COC).

La mayoría de los socios de la ASEAN se han comprometido a unirse para crear un entorno favorable para el diálogo, la cooperación y el fomento de la confianza en un intento por convertir el Mar del Este en un área de paz, cooperación y desarrollo a través de negociaciones efectivas y prácticas sobre el COC basadas en acuerdos internacionales, incluida la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (UNCLOS) de 1982.

En la 33 Cumbre de la ASEAN, el primer ministro chino, Li Keqiang, también afirmó que Beijing continuará trabajando con la agrupación sudesteasiática para completar el COC dentro de los próximos tres años y para implementar plenamente la respectiva Declaración sobre la Conducta (DOC), contribuyendo así a la paz, la estabilidad, la seguridad, la libertad de navegación marítima y aérea, y el libre comercio en esas aguas. – VNA