Hanoi  (VNA) – Vietnam posee grandes potencialidades para desarrollar las energías renovables y si sabe explotarlas de forma eficiente, el país no enfrentará la escasez de electricidad en momentos en que el desarrollo socioeconómico demanda un mayor consumo energético, afirmaron expertos.  
Producción de energía eólica en la provincia sureña de Bac Lieu (Fuente: VNA)

Tal conclusión se dio a conocer durante el Foro de Energía de Vietnam, efectuado la víspera en esta capital.  

Le Van Luc, representante del Ministerio de Industria y Comercio, preció que desde 2000 hasta 2015, el crecimiento anual de las fuentes energéticas comerciales (petróleo crudo, carbón, gas e hidroelectricidad) alcanzó 9,5 por ciento, superior al incremento de la economía en el mismo período.  

Por su parte, el subdirector general del Grupo de Electricidad de Vietnam (EVN), Ngo Son Hai, informó que para cubrir la demanda en el lapso 2003-2018, esa compañía puso en operación 40 plantas con capacidad total de más de 20 mil 500 megavatios.

Se prevé, añadió, que a finales de este año la capacidad instalada alcance 47 mil 768 megavatios, cifra que representa el segundo mayor nivel en el Sudeste Asiático y el puesto 25 mundial.  

Pese a ese avance vigoroso del sector energético, el país enfrenta desafíos a la hora de satisfacer la demanda del progreso socioeconómico y a su vez cumplir los compromisos internacionales sobre el desarrollo sostenible, de acuerdo con el viceministro de Industria y Comercio, Hoang Quoc Vuong.

Se trata de un asunto complicado, explicó, en momentos en que las energías tradicionales se acercan a su agotamiento, mientras que las fuentes alternativas y renovables se encuentran en fase de desarrollo.    

De un exportador de energía, Vietnam se convirtió en un país importador de electricidad a partir de 2015. La alta demanda energética ejerce una gran presión sobre la infraestructura del sector, mientras que el país enfrenta la subida de las deudas públicas, según los expertos.  

El EVN alertó que el riesgo de escasez eléctrica podrá emerger desde 2020.

En ese sentido, los especialistas coincidieron en la necesidad de impulsar el desarrollo de las fuentes renovables como una tendencia inevitable, atendiendo a la planificación de los generadores, la cotización de los productos, la selección de los inversores y la garantía de la seguridad de la red nacional.  

El vicepresidente de la Asociación de Energía de Vietnam, Nguyen Van Vy, consideró que los abundantes recursos naturales y los avances tecnológicos contribuirán a reducir los precios de la electricidad solar y eólica.  

Tras subrayar que el gobierno instó al EVN a comprar todos los productos de las plantas solares, Van Vy afirmó que son necesarios otros mecanismos para estimular el desarrollo de los proyectos de energías renovables.

Por su parte, el exdirector del Instituto Económico de Vietnam Tran Dinh Thien aseguró que la clave para la seguridad energética radica en la gestión del mercado.

Hay que adecuar los precios con la situación del mercado, y aplicar tecnologías avanzadas para minimizar el desperdicio energético, según el investigador. – VNA