Quang Binh, Vietnam (VNA) - La cueva de Son Doong y otras grutas en la provincia centrovietnamita de Quang Binh continúan acaparando la atención de la prensa internacional.
 
La cueva Son Doong, la mayor de su tipo en el mundo (Fuente: baochinhphu.vn)


La revista británica The Telegraph publicó la lista de los 11 mejores destinos turísticos recién descubiertos en la cual figura el Son Doong, considerada la mayor caverna del mundo.

El lugar puede acomodar un rascacielos de 40 pisos, mientras que en su punto más ancho hay espacio para volar un Boeing 747, describió en su artículo.

Según la publicación, solo se permiten mil visitantes a Son Doong cada año, con un gasto de unos tres mil dólares para un viaje de tres a cuatro días.

Mientras tanto, tres fotos del sistema de cuevas en Quang Binh se encuentran entre las ocho mejores imágenes de cavernas más bellas del mundo seleccionadas por la revista estadounidense National Geographic.

De acuerdo con el Servicio de Turismo de Quang Binh, la provincia llevará acabo en el segundo trimestre del año un programa para explorar un camino submarino de 600 metros de largo dentro de Son Doong, con la participación de buceadores tailandeses.

Además, las cadenas de televisión Animal Planet y National Geographic también coordinarán con Oxalis Adventure Tours, la única compañía autorizada para realizar recorridos en Son Doong, para implementar programas temáticos en ese sitio y el Parque Nacional Phong Nha-Ke Bang este año.

Descubierta en 2009, Son Doong tiene 200 metros de amplitud, 250 metros de altura y 6,5 kilómetros de longitud.

Científicos estiman que la caverna se formó hace unos dos-cinco millones de años. En esta maravilla de la naturaleza se pueden encontrar varios microclimas con sus propios ríos, su jungla e incluso sus playas.

Además de albergar Son Doong, el Parque Phong Nha-Ke Bang cuenta con otros miles de grutas con una longitud total de cientos de kilómetros.

Fue reconocido en 2003 por la UNESCO como Patrimonio Natural de la Humanidad por sus valores geológicos y geomorfológicos y recibió en 2015 el segundo reconocimiento universal sobre la base de criterios ecológicos y biológicos. – VNA