Yakarta (VNA) - La policía indonesia mató a tiros a un insurgente y arrestó a otros 13 sospechosos de estar vinculados con los recientes atentados suicidas perpetrados por tres familias en Surabaya, la segunda ciudad más grande del país.
 
Fuente: EPA/VNA

El portavoz de la policía de Surabaya, Frans Barung Mangera, informó que el sujeto falleció en un tiroteo con la policía en un barrio de la urbe, mientras que las detenciones de presuntos insurrectos se realizaron en las redadas en Surabaya y las ciudades vecinas de Malang y Pasuruan.

Los ataques suicidas en tres iglesias ocurridos el 13 pasado fueron perpetrados por una familia de seis miembros, que incluía niñas de 8 y 12 años, causando la muerte de 13 personas y decenas de heridos.

Tres miembros de la otra familia también murieron horas después cuando estallaron bombas caseras en su apartamento. Una tercera familia bombardeó la sede de la policía de Surabaya el día siguiente.

En total, 26 personas murieron en apenas 48 horas, incluidos 13 militantes y sus hijos.

Las investigaciones arrojaron que las tres familias se conocían y se reunían los domingos para estudiar y recitar el Corán, dijo el jefe de policía de la provincia de Java Oriental, Machfud Arifin.

El padre que llevó a cabo los bombardeos en iglesias, Dita Oepriarto, encabezó la célula de Surabaya de Jemaah Anshorut Daulah, una red indonesia de grupos extremistas afiliados al grupo terrorista Estado Islámico (EI), precisó Arifin.

Indonesia, el país con más musulmanes del mundo, ha enfrentado problemas en los últimos meses con un incremento de la militancia islamista, después de que el EI fue expulsado de Siria e Irak. – VNA