Turistas en Boracáy. (Fuente: VNA)

Manila  (VNA)- Filipinas restableció el acceso a la isla de alojamiento Boracáy, después de seis meses de permanecer cerrada para acciones de planificación y recuperación del medio ambiente.

Con anterioridad, el presidente de ese país sudesteasiático, Rodrigo Duterte, ordenó la suspensión de todas las actividades turísticas en Boracáy, debido a la contaminación ambiental y los estragos causados por los servicios de la llamada industria de ocio.

Luego de seis meses, todos los hoteles y restaurantes cerca de la costa marítima fueron trasladados a la parte continental. Mientras, trascendió que las prácticas de deportes acuáticos están todavía prohibidas y tres casinos famosos y alrededor de 400 hoteles que violan las normas referentes a la conservación del entorno en esa isla fueron cerrados para siempre, según la demanda de Duterte.

Por otro lado, se aplican una serie de nuevas normas, entre ellas se prohibe el consumo de alcohol, fumar y la organización de fiestas en las playas. También se adoptó una cuota límite de presencia de vacacionistas (19 mil 200 como máximo en cualquier momento) y hoteles.

Asimismo, se restringirán también los servicios de aerolíneas, barcos y ferry en ese destino.

Por otra parte, se vedará también el uso del espacio se arena en la costa para la prestación de servicios de masaje, ventas ambulantes, organización de fogatas o construcción de castillos de arena para tomar fotografías.

Con anterioridad, Filipinas anunció en abril pasado la suspensión de las actividades turísticas en la isla Boracáy, conocida como “paraíso vacacionista” de ese país durante seis meses para solucionar los problemas relacionados con el medio ambiente.    

En febrero pasado el presidente Duterte argumentó que los hoteles, restaurantes y proveedores de otros servicios de la llamada industria sin humo en Boracáy dañaron el entorno natural de esa isla, al verter directamente aguas residuales no tratadas en el mar. 

Se estima que alrededor de 300 empresas ignoraron las normas de saneamiento.  

Boracáy recibe a alrededor de dos millones de viajeros cada año y alberga unos 500 negocios relacionados con el turismo, e ingresó  más de mil millones de dólares el año pasado. -VNA