Yakarta, 09 oct (VNA) - La compañía indonesia de petróleo y gas Pertamina (Persero) movilizó todos los recursos para proporcionar millones de litros de combustible a la provincia de Célebes Central, que ha sido gravemente afectada por dos terremotos y un tsunami recientemente.
Recuperación de secuelas después de desatres naturales en Indonesia (Fuente: Xinhua/VNA)

Debido a las dificultades para la operación de los aviones y la prioridad del traslado de heridos y el suministro de necesidades básicas,  la empresa transportó el combustible por vía marítima, cubriendo la demanda de las fábricas y el funcionamiento de generadores de energía, así como hospitales y refugios para personas.

La vicedirectora de relaciones públicas de Pertamina, Adiatma Sardjito, informó que dos embarcaciones que transportaban más de cinco millones de litros de combustible, incluida la gasolina y el gasóleo, llegaron al puerto de Donggala, mientras que otras se dirigían a Palu y áreas vecinas.

Agregó que la empresa utilizó cuatro petroleros para transportar 11 millones 200 mil litros de combustible que se encaminaban a los puertos en zonas afectadas por el desastre.

La firma también envió un equipo de expertos a las áreas para reparar las estaciones de servicio dañadas y establecer un sistema de suministro de combustible temporal en las principales ubicaciones.

La  cifra oficial de muertos del terremoto de 7,5 grados de magnitud y posterior tsunami del pasado 28 de septiembre subió a cerca de dos mil personas.

En los últimos días muchos de los cadáveres encontrados han estado entre los escombros de los edificios de la pequeña ciudad de Palu y de los vecindarios del sur de esa localidad afectados por la licuefacción. Este es un fenómeno que convierte el terreno en un lodazal viscoso.

Mientras tanto, más de dos mil 500 personas están recibiendo tratamiento en los hospitales y más de 62 mil 300 están evacuados.

Fuentes oficiales dijeron que 683 permanecían desaparecidas y otras 152 se cree que aún están enterradas en ruinas.

Sin embargo, los informes de las autoridades de Balaroa y Petobo, dos localidades adyacentes a Palu, dijeron que alrededor de cinco mil aún no se han registrado. La cifra no ha sido confirmada por fuentes oficiales.

La provincia indonesia de Célebes Central fue devastada por dos terremotos de 6,1 y 7,5 grados en la escala abierta de Richter. El segundo fue seguido por olas gigantescas de tsunami en la tarde del mismo día, que destruyeron miles de casas y carreteras.

Según la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas (UNOCHA, inglés), unos 190 mil ciudadanos indonesios en Célebes Central necesitan asistencia caritativa.

Entre ellos, hay 46 mil niños y 14 mil víctimas adultos, detalló la fuente.

El Ministerio de Asuntos Sociales de Indonesia anunció que todos los residentes de la provincia de Célebes Central que sufren el desastre recibirán la ayuda social del gobierno de 10 mil rupias (moneda indonesia) por persona durante tres meses.

Cada una de las familias que residen de forma permanente en el área y que fueron afectadas también recibirán ayuda de tres millones de rupias, y el Gobierno proporcionará fondos de rehabilitación a aquellos cuyas casas fueron dañadas o destruidas por el terremoto y el tsunami, principalmente en Palu, donde se estima que cinco mil edificaciones están en el suelo.

Indonesia se ubica en el “Anillo de Fuego” del Pacífico, una de las zonas en el orbe donde ocurren con más frecuencia sismos y erupciones volcánicas.

En julio y agosto pasados, la isla Lombok sufrió la ocurrencia de varios movimientos telúricos consecutivos, los cuales provocaron la muerte de 500 personas y obligaron a miles a evacuarse.

En 2004, un terremoto de 9,3 grados en la escala abierta de Richter, seguido por un tsunami en las aguas frente a la isla Sumatra, cobró la vida de 220 mil personas en países localizados en la costa del Océano Índico, entre ellas 168 mil indonesias. – VNA