Hanoi  (VNA) – El Ministerio de Salud de Vietnam propuso incrementar el impuesto aplicado a cada paquete de cigarrillo a dos mil dong (equivalente a 0,088 dólar). 

Mientras, la Ley de Impuesto de Consumo Especial, que entrará en vigor en 2020, adelanta imponer una tarifa de mil dong a cada paquete, o aumentar la tasa de 75 a 80 por ciento del precio de tabaco a partir de 2020, y 80 a 85 en 2021. En la actualidad el gravamen sobre esos productos es de 70 por ciento.  

Esa política pretende recaudar un impuesto adicional anual de 280 millones de dólares y reducir la tasa de fumadores en tres por ciento, y el número de muertes por las enfermedades relacionadas con el tabaco en 300 mil.  

Durante una reciente rueda de prensa, la subdirectora del fondo antitabaco de esa cartera, señaló que los fumadores vietnamitas gastaron en 2015 alrededor de mil 400 millones de dólares en tabaco, mientras que los gastos médicos para curar las enfermedades causadas por el hábito de fumar totalizaron mil 50 millones.  

De acuerdo con la Organización Mundial de Salud (OMS), 40 mil vietnamitas mueren cada año por esos males, y se prevé que esa cifra suba a 70 mil en los próximos años.  

El 45,3 por ciento de los hombres mayores de 15 años de edad son fumadores, y el 56 por ciento se elevan el primer cigarrillo a la boca antes de sus 20, según Pham Thi Hoang Anh, directora en Vietnam de la organización canadiense HealthBridge.

Expertos consideran que el bajo precio de los productos es la principal razón del amplio consumo de tabaco en el país, señalando que durante el período 2005-2016 el ingreso per cápita se multiplicó en 4,7 veces, mientras que los precios de ese producto sólo aumentaron en 2,2 veces.  

Nguyen Tuan Lam, representante de la OMS en Vietnam, apuntó que la tasa del impuesto de tabaco sobre su precio en el país (35,6 por ciento) resulta inferior a la promedio mundial (56 por ciento) y a la de algunas naciones en la región como Tailandia (73) y Singapur (66).  

El aumento en 10 por ciento de la tarifa podrá reducir el consumo en cuatro por ciento en los países avanzados y cinco por ciento en las naciones en vías de desarrollo, así como contribuirá a la disminución del hábito de fumar entre los jóvenes y pobres, afirmó Tuan Lam.  

Numerosos estudios concluyen que el humo de un cigarrillo contiene más de cuatro mil sustancias químicas, entre ellas 200 tóxicas y adictivas, especialmente la nicotina. – VNA