Naypyidaw (VNA) -  La economía de Myanmar es cada vez más abierta y registra un buen ritmo de crecimiento en los últimos tiempos, afirmó Shanaka Jay Peiris, alto funcionario del Fondo Monetario Internacional (FMI).


Sin embargo, la posibilidad de que los países occidentales amplíen las sanciones contra Myanmar (por la crisis humanitaria de refugiados rohingyas) podría afectar a los inversores extranjeros, analizó Peiris.

Informó que desde agosto de 2017 se aprecia una pausa de la inversión extranjera. No obstante, según estadísticas, la inyección de capital foráneo durante 2017-2018 avanzó en el país.

Myanmar no reconoce la ciudadanía a los rohingyas a pesar de que esta minoría ha vivido en este país por varias generaciones, y los considera como inmigrantes ilegales.

Más de 655 mil 500 rohingyas musulmanes huyeron a Bangladesh luego de una ofensiva del ejército de Myanmar en el norteño estado de Rakhine, en respuesta a los ataques de militantes contra las fuerzas de seguridad, ocurridos el 25 de agosto de 2017.

El hecho fue considerado por la Organización de Naciones Unidas como una limpieza étnica. –VNA

VNA-INT